Se encuentra usted aquí

Cárteles, tras incendios en Guatemala

Ejército acusa a Zetas y al de Sinaloa de causar fuego para crear pistas ilegales
El ejército de Guatemala, a través de la Primera Brigada de Infantería, durante los trabajos para sofocar de incendio en áreas del Petén (CORTESÍA EJÉRCITO DE GUATEMALA)
15/04/2017
01:53
José Meléndez / corresponsal
-A +A

Los cárteles mexicanos de Sinaloa y de Los Zetas contrataron a cuadrillas de campesinos guatemaltecos para desatar incendios forestales en el norte de Guatemala y construir pistas clandestinas de aviación en las zonas arrasadas por el fuego, que ataca principalmente en el parque Laguna del Tigre, una riqueza de la biosfera maya de El Petén, que es la mayor reserva natural de ese país, está cerca de México y es el segundo humedal más importante de América Latina, luego de El Pantanal, en Brasil.

La información fue suministrada ayer a EL UNIVERSAL por el coronel William García, vocero del ejército y jefe de prensa del Ministerio de Defensa de Guatemala.

“El narcotráfico contrata cuadrillas de pobladores para provocar los incendios para luego utilizar las zonas como pistas clandestinas”, dijo García, tras subrayar que en los primeros meses del año, por ser época de verano, las áreas del norte de Guatemala “son bastante útiles para el narcotráfico”.

Al preguntarle si podía confirmar que los que contratan a los campesinos para provocar incendios son narcotraficantes mexicanos, respondió que sí y reveló que se trata de los cárteles de Sinaloa y de Los Zetas, que están entre las mafias del contrabando de drogas más poderosas y peligrosas de México.

“Las distancias a pie oscilan entre seis, ocho y hasta 12 horas de camino para llegar adonde se provocan los incendios. No es posible capturar a nadie. Cuando uno llega ya el fuego ha tomado magnitudes bastante grandes”, explicó en una entrevista a este diario.

“En esa parte de la laguna hay unas 65 pistas clandestinas, de las que hemos destruido 23”, precisó, al confirmar una alerta que el vicepresidente guatemalteco, Jafeth Cabrera, lanzó esta semana de que “se ha sabido” que el fuego, detectado el sábado 8 de abril, es provocado por el narcotráfico.

Cabrera aseguró que, con estos fuegos, los traficantes de drogas buscan “obtener beneficios de otra naturaleza” y preparar “algunas pistas clandestinas que se arman con estos incendios”.

Al describir la gravedad de la situación, con incendios en distintos sitios, Cabrera alertó de que “estamos dejando” a Guatemala y a parte de América Latina “sin el pulmón que ha representado Petén”.

El estatal Consejo Nacional de Áreas Protegidas de Guatemala pronosticó en los últimos años que el narcotráfico causa un grave daño ecológico al parque, que tiene un ecosistema especial de reservorio de agua, lagunas, lagunetas, pastos naturales, bosques inundados, aves migratorias, manglares y sitios de agua dulce.

Limítrofe con México y Belice, cercana al mar Caribe y con más de 35 mil 800 kilómetros cuadrados de superficie, la remota jungla de El Petén, que es uno de los principales y vastos respiradores naturales centroamericanos, se convirtió hace varios años en base clave de las mafias del contrabando de drogas de los centros de producción y tráfico de cocaína en Colombia, Venezuela y otros países de América del Sur, a Centroamérica rumbo a México y Estados Unidos.

Devastación. Al recordar que el pasado miércoles el ejército activó el Centro de Operaciones de Emergencia Militar para atender la crisis, García puntualizó que en casi una semana de incendios “ya se han quemado más de mil hectáreas” y que el fuego no está concentrado en un sitio, sino que estalló en diferentes puntos.

“La tarea proseguirá por al menos una semana más. Hemos tenido apoyo de helicópteros de Honduras y se gestiona apoyo de México. Los incendios han mermado un poco y hemos tenido bastantes éxitos y creemos que en la próxima semana bajarán los índices. Pero por lo seco que es el ambiente [en esa región], pues el fuego si tiende a propagarse mucho más rápido”, relató.

“Creo que sí vamos a requerir el apoyo de México, que en 2016 envió a Guatemala [para tareas similares] un helicóptero de la Armada que estaba en Tapachula”, afirmó.

El fuego es combatido por más de 500 soldados en cinco frentes, con la Brigada de Operaciones Especiales de Selva, la Primera Brigada de Infantería, la Brigada de Fuerzas Especial Kaibil, el Comando Aéreo del Norte y el Escuadrón de Seguridad Ciudadana, contó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS