Despiden a víctimas de los atentados en Egipto

Policía mata a siete presuntos miembros del EI que planeaban más ataques en el país
Familiares lloran durante el funeral de las víctimas del ataque del domingo en la iglesia de San Mina, en Alejandría, Egipto. (ZHAO DINGZHE. XINHUA)
11/04/2017
01:57
Agencias
El Cairo
-A +A

Egipto despidió ayer a las víctimas mortales de los atentados terroristas que golpearon el domingo las catedrales de las ciudades de Tanta y Alejandría; en tanto, el Ministerio de Interior anunció que las fuerzas de seguridad mataron a siete supuestos terroristas cuando irrumpieron en el escondite de un grupo que “adoptaba la ideología” del Estado Islámico (EI) en la provincia de Asiut.

Miles de personas dieron ayer el último adiós a las víctimas de los atentados contra iglesias cristianas coptas de las ciudades de Tanta y Alejandría, en el norte de Egipto, en los que murieron 46 personas y más de 100 resultaron heridas.

En Alejandría, donde se registró uno de los ataques, se celebró un funeral masivo para los 17 muertos. En Tanta, donde perdieron la vida 28 fieles, optaron por enterrarlos la madrugada del lunes. Uno de los clérigos de la catedral de San Jorge, Musa Wasif dijo que solicitaron permiso al gobierno para convertir la sala donde fueron sepultados en “un santuario dedicado a los mártires”.

En tanto, la policía informó que realizó una operación contra un escondite de “un grupo que adopta la ideología del EI”. y que tras un enfrentamiento, murieron siete miembros de la célula.

En la maniobra, la policía confiscó cinco fusiles automáticos y una gran cantidad de municiones, una motocicleta, así como libros y publicaciones del Estado Islámico.

El departamento destacó que los fallecidos estaban preparando atentados contra varios puntos de la provincia de Asiut, entre ellos el monasterio de la Virgen, así como contra ciudadanos de fe cristiana y sus propiedades en la misma provincia y en la vecina de Sohag, además de contra objetivos gubernamentales.

El anuncio se produce un día después de que el EI se reivindicara los dos atentados del domingo, los más graves contra la Iglesia copta en años.

Después de los atentados, las autoridades decretaron el estado de emergencia por un periodo de tres meses, ordenaron el despliegue del ejército y reforzaron las medidas de seguridad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS