Cuba acusa a Almagro de actitud “enloquecida” sobre Venezuela

Delegados de los 12 países latinoamericanos y caribeños del Alba se reúnen en La Habana para reforzar la solidaridad con el gobierno de Nicolás Maduro y enfrentar a 17 naciones americanas, incluido México, que la semana pasada acusaron en la OEA al régimen chavista de violar el orden constitucional
El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro. Foto: Archivo
10/04/2017
12:42
José Meléndez, corresponsal
San José.-
-A +A

En una maniobra política con 12 países latinoamericanos y caribeños para solidarizarse en torno al régimen chavista venezolano, la revolución comunista de Cuba lanzó hoy un fuerte ataque político en contra del diplomático uruguayo Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) y le acusó de mantener una actitud “perversa, indigna y enloquecida” sobre Venezuela.

La acción se registró hoy en La Habana, donde el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, inauguró este lunes en la mañana el XV Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba). A la cita, que concluye hoy mismo, acude el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y pretende solidificar un respaldo de los 12 del Alba alrededor del régimen venezolano.

“Hemos sido testigos de las componendas oscuras de la OEA y la manipulación caprichosa y aviesa de incluso sus reglas, así como de la actuación perversa, indigna y enloquecida de su Secretario General, alabardero de intereses imperiales, mafias políticas miamenses y vulgares mercenarios”, fustigó Rodríguez.

Cuba, que en 1962 fue expulsada de la OEA por su sistema comunista, siempre ha catalogado a ese organismo hemisférico como un “ministerio de colonias” al servicio de la Casa Blanca para apoyar a gobiernos dictatoriales del continente y defender sus políticas. Aunque la OEA levantó en 2009 las sanciones a Cuba, la revolución cubana se ha negado reiteradamente a retornar a ese foro.

El Alba está integrado por Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Granada, Surinam y San Cristóbal y Nieves y Venezuela. El Salvador acude como invitado al encuentro en la capital cubana de ese foro, fundado en 2004.

En este contexto, el grupo encabezado por Cuba da respuesta a un bloque de la OEA, con Estados Unidos, México, Canadá y otras 14 naciones americanas, que en las últimas semanas lanzó una cadena de fuertes denuncias sobre las violaciones a la democracia por parte del chavismo y respaldó las reiteradas acusaciones de Almagro sobre los recurrentes actos en contra de la institucionalidad venezolana. Almagro ha propuesto activar la Carta Democrática Interamericana para aplicarle sus sanciones a Caracas.

En una reunión la semana pasada en Washington, 17 naciones americanas aprobaron una resolución de la OEA que denunció que una serie de decisiones dictadas por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela para declarar en desacato a la Asamblea Nacional de ese país y declaró la invalidez de sus actos, son “incompatibles con la práctica democrática” y son una “violación del orden constitucional”.

Presionado por las fuerzas antichavistas y por el repudio de la comunidad internacional, el régimen chavista de Venezuela cedió y en la madrugada del sábado 1 de abril pasado aceptó devolver los poderes constitucionales a la Asamblea y suprimió los elementos básicos de dos decisiones judiciales que fueron catalogadas por la oposición política venezolana como un golpe de Estado y que causaron un severo deterioro de la institucionalidad democrática en ese país.

El constante choque del chavismo pro—La Habana y el antichavismo pro—Washington se agrava a diario, en una nación sumida en una profunda crisis de desabastecimiento de productos de consumo básico y medicinas, con las exigencias opositoras de que se libere a los presos políticos—más de un centenar—, se respeten los actos legislativos al estar la Asamblea bajo dominio opositor y se pacte un calendario electoral.

Maduro ha alegado que Venezuela sufre una guerra económica alentada por Estados Unidos en alianza con “la derecha” opositora, mientras que los antichavistas culpan al régimen de promover un sistema socioeconómico y político que fracasó, provocó un generalizado colapso productivo, agravó los conflictos institucionales y deterioró el panorama democrático.

Los disturbios entre chavistas y antichavistas por las protestas opositoras callejeras prosiguieron hoy en Venezuela.

Dos países. El canciller cubano afirmó hoy que “pareciera que existen dos Venezuelas: una, la de su pueblo y la unión cívico militar”, con el Alba, la Asociación de Estados del Caribe, el Consejo de Derechos Humanos y del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas y otros foro regionales y mundiales, “y otra, falsa y malvadamente fabricada por la siempre servil y proimperialista Organización de Estados Americanos, los medios de comunicación, las oligarquías neoliberales y otros poderosos intereses”.

En su cuenta de Twitter, el vicecanciller cubano, Rogelio Sierra, aseguró hoy que el Alba “demandará” el derecho de Venezuela “a elegir su destino de manera soberana y sin injerencias”.

En la reunión, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció “manipulación e injerencismo” de la OEA en contra de su país, contó Sierra.

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS