Exigen el fin de la desigualdad de género y de feminicidios

Argentinas durante la marcha y el paro internacional realizado hasta en 48 países, en reclamo de un mundo con mayor igualdad salarial (MARTÍN ZABALA. XINHUA)
09/03/2017
02:15
Agencias
-A +A

Buenos Aires.— Miles de latinoamericanas se manifestaron durante el Día Internacional de la Mujer contra la violencia y con la frustración de ver que, pese a su lucha, la desigualdad de género no ha mermado.

La jornada estuvo marcada por marchas y un paro femenino de actividades en distintos países.

En Argentina, el movimiento de mujeres que conforman el colectivo “Ni una menos” dio una nueva muestra de su poder de convocatoria al reunir a miles de personas en una marcha desde el Congreso hasta la histórica Plaza de Mayo, como cierre de una jornada de lucha que comenzó con un paro parcial de actividades a partir del mediodía y “ruidazos” en la vía pública. Entre las participantes estaba Jesica Díaz, de 32 años, que pegó una cartulina amarilla con la consigna “Ni una menos” sobre la capota del cochecito de su beba de cuatro meses. Argentina registró 290 feminicidios en 2016, la cifra más alta de los últimos tres años. En Brasil, el presidente Michel Temer causó polémica al destacar la capacidad de las mujeres para advertir los cambios “en los precios de los supermercados”.

Amnistía Internacional denunció que en el continente americano se registran al menos 12 feminicidios por día. La Organización de los Estados Americanos (OEA) dio libertad a las funcionarias que decidieran unirse a la huelga internacional de mujeres. Un 56.8% del plantel de ese organismo es femenino. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó a los Estados a “reafirmar su compromiso con la igualdad de género”.

Al grito de “¡Ni una menos, vivas nos queremos!” decenas de venezolanas se manifestaron en Caracas. Actos similares se repitieron en otras ciudades sudamericanas.

En Estados Unidos, miles de mujeres marcharon a favor de la equidad económica, en el “Día sin Mujeres”, jornada en la que muchas no acudieron a trabajar ni compraron en tiendas. En Washington, varios centenares criticaron los decretos del gobierno que prohibieron fondos federales para organizaciones que asesoran, informan o ayudan a abortar. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS