Trump, abierto a intentar con demócratas otra reforma de salud

"Quizá lo que pasó hoy fue lo mejor, pues llegaremos a tener una gran ley de salud después de que Obamacare explote, es inevitable", señaló el presidente de EU tras el fracaso de su reforma sanitaria en el Congreso
(Foto: EFE)
24/03/2017
15:10
Redacción
-A +A

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo hoy estar abierto a trabajar con los demócratas para intentar otra reforma del sistema de salud en el futuro, luego de fracasara el proyecto republicano para reemplazar la ley sanitaria del expresidente Barack Obama, conocida como Obamacare.

"Quizá lo que pasó hoy fue lo mejor que pudo haber pasado, pues llegaremos a tener una gran ley de salud después de que Obamacare explote, es inevitable", señaló el mandatario en una confrencia de prensa desde la Oficina Oval en la Casa Blanca.

Ante la oposición que enfrentó su proyecto, el cual apenas ayer aseguró que sería aprobado, Trump dijo que estaba "sorprendido con la oposición" y aseguró que "nunca dije que derorgaría y reemplazaría Obamacare en 64 días, llevó poco tiempo aquí, pero Estados Unidos acabará teniendo una gran ley de salud una vez que el desastre de Obamacare explote inveitablemente", Los republicanos buscaban derogar la ley de salud de Obama con el argumento de que las primas de los seguros médicos bajo esa ley alcanzarán precios desorbitados.

En entrevista telefónica previa a su mensaje a los medios, Trump culpó a los demócratas tras el retiro de su proyecto de reforma de salud y dijo que estaría abierto abordar de nuevo la cobertura médica "si Obamacare explota".

El magnate señaló que su administración trabajará ahora en buscar la aprobación de su reforma fiscal.

TRUMP PIERDE LARGA LUCHA CONTRA OBAMACARE

El presidente perdió en su apuesta. Trump, quien hizo campaña como un experto para lograr acuerdos y que aseguró que podía arreglar el sistema nacional de seguros de salud sin ayuda, vio cómo los legisladores republicanos rechazaron su amenaza y dejaron claro que rinden cuentan a los votantes que los eligieron, y no al presidente.

Los republicanos han pasado siete años haciendo campaña en contra de la ley de salud del presidente Barack Obama, y han votado decenas de veces para derogarla total o parcialmente. Pero cuando finalmente tuvieron la oportunidad de aprobar una medida para revocar una iniciativa que tenía posibilidades de ser aprobada, no lograron culminar sus esfuerzos.

Y Trump sin duda quedó debilitado políticamente. Una enorme y temprana derrota en el Congreso se suma a las continuas indagaciones sobre las conexiones de su campaña presidencial con Rusia y sus acusaciones sin fundamentos de que Obama intervino sus comunicaciones.

Los hechos ocurrieron por la tarde de una jornada en la que la iniciativa supuestamente sería votada, pasara lo que pasara. Pero en lugar de generar apoyo conforme pasaban las horas, la propuesta viró en dirección contraria y algunos de los legisladores clave se unieron a la oposición.

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS