Temer invita a embajadores parrillada ante crisis de carne

El presidente de Brasil dice que dará a conocer la lista de países que podrían haber recibido el producto en mal estado
20/03/2017
01:47
Brasilia
AFP y AP
-A +A

El presidente de Brasil, Michel Temer, sostuvo ayer reuniones de emergencia con ministros, empresarios y embajadores — a quienes invitó a una “churrascaria” (parrillada)— ante el nuevo escándalo que enfrenta su país por la venta de carne caduca.

En un intento de minimizar la crisis, Temer dijo que los almacenes señalados por comerciar productos en mal estado son sólo 21, sobre casi 5 mil.

Incluso, invitó a los diplomáticos a cenar. “Si aceptan la invitación, nos harían muy felices”, aseguró.

Admitió que “la manera como se dio la noticia pudo haber creado una preocupación muy grande, tanto en países que importan nuestra carne como en consumidores brasileños”.

La Policía Federal (PF) de Brasil destapó el viernes un esquema en el que inspectores sanitarios supuestamente recibían sobornos de empresas cárnicas para autorizar la venta de alimentos no aptos para el consumo.

Parte del producto en mal estado se exportó a Europa, según los investigadores. Temer dijo a los embajadores que el Ministerio de Agricultura difundirá en breve una lista de países que tal vez recibieron la carne caduca y de las empacadoras implicadas.

Agregó que crearán un equipo especial para agilizar la investigación sobre las empresas involucradas. El despacho presidencial informó que las plantas empacadoras están abiertas para inspección a los países importadores.

El escándalo corre el riesgo de asestar un nuevo y duro golpe al país, que es el principal exportador de carne bovina y avícola a nivel mundial.

Según las autoridades, más de 30 personas han sido detenidas, tres almacenes de carne fueron clausurados temporalmente y otros se encuentran bajo investigación.

Las exportaciones brasileñas de carne de pollo superaron en 2016 los 5 mil 900 millones de dólares y las de carne bovina llegaron a 4 mil 300 millones, según datos del Ministerio de Desarrollo y Comercio Exterior.

El caso estalla además en momentos en que el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y la Unión Europea buscan acelerar un acuerdo de libre comercio, en el cual los países sudamericanos reclaman mayores cuotas de entrada para sus productos cárnicos.

La próxima ronda negociadora entre los dos bloques debe realizarse a fin de mes en Buenos Aires.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS