Suprema Corte de EU analizará caso de mexicano muerto por agente fronterizo

La Suprema Corte de EU deberá determinar si la familia del ahora occiso, Sergio Hernández, tiene derecho de demandar al agente de la Patrulla Fronteriza, Jesus Meza, quien disparó al adolescente desde el lado estadounidense
Foto: Archivo/ AP
19/02/2017
13:17
Notimex
Dallas
-A +A

La Suprema Corte de Estados Unidos escuchará este martes argumentos a favor y en contra en el caso del adolescente Sergio Adrián Hernández Güereca, muerto en territorio mexicano por un agente de la Patrulla Fronteriza que disparó a través de la frontera en junio de 2010.

 

El máximo tribunal judicial del país deberá determinar si sus familiares tienen el derecho constitucional de demandar al agente de la Patrulla Fronteriza, Jesus Meza.

 

El caso llega a la Suprema Corte luego de que en abril de 2015, la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Distrito, con sede en Nueva Orleans, dictaminó que el agente fronterizo, tiene inmunidad calificada y no puede ser demandado por la familia del adolescente mexicano.

 

La Corte de Apelaciones argumentó que la familia de Hernández Güereca no podía demandar el amparo de la Cuarta Enmienda Constitucional que garantiza el derecho de las personas contra registros, incautaciones y detenciones irrazonables, dado que el adolescente era ciudadano mexicano en suelo mexicano, y carecía de toda "conexión significativa" con Estados Unidos.

 

Sergio Adrián murió el 7 de junio de 2010, cuando se encontraba en el lecho seco del Río Bravo en el lado mexicano de la frontera en Ciudad

Juárez, donde el agente, Jesús Meza Jr., que patrullaba él área en bicicleta, le disparó desde el lado estadounidense, bajo el argumento de defensa propia al sostener que estaba siendo atacado a pedradas por el adolescente y otros jóvenes.

Sergio Adrián murió de un balazo en la cabeza en el lado mexicano del Río Bravo, sin que Meza y otros agentes fronterizos que habían acudido al lugar le prestaran ayuda.

 

El incidente fue documentado por varios testigos, uno de los cuales logró captar un video del mismo utilizando un teléfono celular.

Además, provocó una ola de indignación en México y una serie de protestas en Ciudad Juárez. El gobierno de México ordenó una “profunda e imparcial” investigación de los hechos.

 

Sin embargo, a pesar de las evidencias y los reclamos, el agente Mesa fue exonerado de los hechos por una Corte Federal.

 

Los padres de Sergio Adrián interpusieron entonces una demanda civil en contra del agente y contra el gobierno de Estados Unidos, reclamando una compensación por la muerte imprudencial de su hijo.

 

En la demanda los padres argumentaron la violación de la Cuarta Enmienda Constitucional por el uso injustificado de fuerza letal y citaron también la Quinta Enmienda que entre otras cosas prohíbe que una vida humana pueda ser terminada sin el debido proceso legal.

 

En febrero de 2012, un juez federal en El Paso, desechó la demanda, al argumentar que la Constitución de Estados Unidos no les otorga a los padres del menor ningún alivio porque su hijo se encontraba en territorio mexicano cuando fue muerto.

Los padres apelaron el fallo ante la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Distrito, que en abril de 2015 dictaminó desechar la demanda, al considerar que no aplicaba el uso ilegal de fuerza letal, lo que obligó a los abogados de la familia a acudir a la Suprema Corte de Justicia.

La decisión que asuma la Suprema Corte podría tener amplias consecuencias en los incidentes de uso de la fuerza mortal por parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera con México.

Desde 2010, agentes de la Patrulla Fronteriza han disparado a través de la frontera hacia México y dado muerte a cuando menos seis mexicanos, en supuestos incidentes de defensa propia, incluyendo el caso de Hernández Güereca.

El fallo de la Suprema Corte podría afectar las demandas o potenciales demandas de cuando menos cinco de estos casos.

 

El gobierno mexicano ha dejado en claro ante las cortes estadunidenses que un fallo a favor de los demandantes “no interferiría con la soberanía de México o crearía dificultades prácticas”.

 

“Cuando agentes del Gobierno de Estados Unidos violan los derechos fundamentales de los nacionales mexicanos, es una de las prioridades de México el garantizar que Estados Unidos haya tomado las medidas adecuadas para responsabilizar a sus agentes e indemnizar a las víctimas", señaló el gobierno de Méxcio en una moción interpuesta en el caso.

 

“Estados Unidos esperaría lo mismo y más si la situación fuera al revés y un agente del gobierno mexicano estando en México hubiera disparado a través de la frontera y dado muerte a un ciudadano estadunidense en territorio de Estados Unidos”, indicó.

 

cfe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS