Enfrenta la Casa Blanca su primera crisis por Rusia

Tras renuncia de ex asesor, revelan contactos de campaña republicana con Moscú
Experimentado. Keith Kellogg, de 72 años, es asesor de Seguridad Nacional interino. Fue parte del equipo de transición y peleó en Vietnam y el Golfo Pérsico. (TOMADA DE INTERNET)
15/02/2017
01:52
Agencias
Washington
-A +A

El gobierno del presidente Donald Trump vive su primera gran crisis tras la renuncia del asesor de seguridad nacional Michael Flynn por ocultar información sobre sus contactos con Rusia. Mientras los demócratas exigen abrir una investigación sobre el caso, el magnate considera que lo que se deben investigar son las “filtraciones ilegales”.

El asunto no quedó ahí. Anoche, el diario The New York Times reveló que asesores de la campaña de Trump y colaboradores próximos mantuvieron “reiterados contactos” con agentes de la inteligencia rusa durante el año previo a las elecciones a la Casa Blanca.

Funcionarios y ex funcionarios dijeron al rotativo que registros telefónicos y llamadas interceptadas entre los asesores del actual presidente demuestran los contactos con los agentes rusos, algo que Trump ha negado hasta ahora. Sin embargo, no hay pruebas de que esas llamadas derivaran en los hackeos a la campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton, de los que la inteligencia de EU culpa a Rusia.

La revelación se produjo horas después de que el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, atribuyera la renuncia de Flynn a que el presidente perdió la confianza en él y no a una cuestión “legal” por las conversaciones del hoy ex asesor de Seguridad Nacional con el embajador ruso en Wa-shington, Sergey Kislyak, sobre cuyo contenido mintió al vicepresidente Mike Pence y a otros altos cargos.

Según Spicer, Trump fue informado el 26 de enero de que Flynn no había dicho la verdad sobre sus contactos con Kislyak y, después de evaluar el asunto, el nivel de confianza en su asesor “se erosionó” hasta el punto que sintió que “tenía que hacer un cambio” y por eso le pidió la renuncia. Sin embargo, de acuerdo con el diario The Washington Post, Trump no informó a Pence de que había sido engañado y el vicepresidente se enteró hasta el pasado jueves.

Trump habló del tema vía Twitter: “La verdadera historia es ¿por qué hay tantas filtraciones ilegales que vienen de Washington?”, dijo, aludiendo a que la conversación de Flynn con el embajador ruso se filtró a los medios, que la difundieron.

Los demócratas demandaron una investigación especial sobre posibles vínculos entre la administración Trump y Rusia.

Incluso el senador republicano John McCain señaló que “la dimisión de Flynn plantea más preguntas sobre las intenciones del gobierno de Trump hacia la Rusia de Vladimir Putin, incluyendo las declaraciones del presidente sugiriendo la equivalencia moral entre EU y Rusia”. El líder republicano Paul Ryan rehusó comentar si es necesaria una pesquisa y aplaudió la decisión de pedir la renuncia a Flynn.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS