Se encuentra usted aquí

Regresa policía a Espírito Santo

Concluye huelga que generó una ola delictiva que dejó unos 137 muertos
13/02/2017
01:58
Agencias
Río de Janeiro
-A +A

Más de mil policías militares regresaron ayer a patrullar en Espírito Santo, mientras el estado en el sureste brasileño volvía a la normalidad después de una huelga que dejó un vacío de seguridad que alimentó una ola delictiva.

Los municipios de Vitória (capital del estado, y la ciudad más afectada por la medida de fuerza), Vila Velha, Cariacica, Serra, Domingo Martins y Cachoeiro de Itapemirim tuvieron presencia policial en sus calles.

Las comisarías de Espírito Santo, de todas formas, continuaron bloqueadas y la mayoría de la tropa, compuesta por aproximadamente 10 mil efectivos, acuartelada. De los policías que se presentaron a trabajar, muchos lo hicieron sin uniforme, y varios eran agentes que volvían de sus días libres o de vacaciones.

Más allá de eso, la presencia de al menos algunos miembros de la fuerza le devolvió al estado algo de su habitual movimiento, con varias tiendas comerciales que volvieron a abrir luego de varios días.

Desde que comenzó la huelga, el 4 de febrero, se registraron en Espírito Santo al menos 137 muertos en una ola de delincuencia que tomó mayores proporciones al no haber agentes en las calles.

Debido a que los policías tienen prohibido hacer paro, son sus esposas y parientes quienes organizan las protestas bloqueando los accesos a los cuarteles para impedir que salgan las patrullas. Las negociaciones entre el gobierno local y los agentes para finalizar la medida de fuerza hasta ahora han sido infructuosas.

Las autoridades de Espírito Santo anunciaron el pasado viernes que 703 policías fueron acusados del “delito de revuelta”. En caso de ser condenados, los agentes pueden ser sentenciados a entre ocho y 20 años de cárcel en presidios militares. Se espera que pronto el número de acusados aumente.

En Río de Janeiro la protesta también continuó por tercer día consecutivo, aunque no con la fuerza que alcanzó en Espírito Santo. Hubo 27 cuarteles bloqueados, contra los 29 del sábado, y algunos miembros del Batallón de Choque que se unieron a la protesta de esposas y parientes en la comisaría de Estácio.

La asesoría de la Policía Militar del estado manifestó en un comunicado: “No existe paralización de la fuerza y sí una movilización de familiares, iniciada por redes sociales. La corporación está atenta a las manifestaciones y conscientizando a la tropa de la presencia policial en las calles. Las patrullas se están realizando normalmente”. En un día normal, aproximadamente 2 mil agentes estarían patrullando.

El gobierno del estado Espírito Santo enfrenta una crisis económica y fiscal al igual que muchos estados brasileños y ha rechazado exigencias de mayores salarios, aunque declaró que analizaría el sistema de promociones. Las autoridades informaron que las escuelas en el estado reabrirán hoy y el transporte público reanudará su servicio completo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS