Presidente considera ratificar en el cargo a director del FBI

Comey es investigado por su papel en el escándalo de e-mails de Clinton en la campaña
Un grupo de personas se manifestó ayer en Los Ángeles para protestar contra la selección hecha por Trump para su gabinete (LUCY NICHOLSON. REUTERS)
25/01/2017
01:52
Víctor Sancho / Corresponsal
-A +A

Washington.— El director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, podría mantener su puesto y quedarse en la administración de Donald Trump.

La decisión no debería ser una sorpresa, ya que Comey no lleva ni cuatro años en el cargo, pero adquiere relevancia no sólo porque el FBI indaga las relaciones entre los integrantes del nuevo gobierno con el Kremlin, sino también porque el propio Comey está bajo investigación por el manejo de información sobre el servidor privado de la candidata demócrata Hillary Clinton durante la campaña electoral.

Muchos demócratas lo culpan directamente de la derrota de Clinton, mientras que los republicanos lo acusaron, en su momento, de no enjuiciar a la ex secretaria de Estado por su manejo de información confidencial y sus correos electrónicos.

Trump dijo hace unas semanas que su decisión sobre Comey la tomaría cuando “lo conociera”. El pasado domingo, en una recepción, le hizo gestos de complicidad y lo destacó ante los asistentes al evento privado. “Éste es más famoso que yo”, bromeó.

En tanto, la formación del gabinete de Trump sigue a paso lento. El Senado ayer confirmó sólo a Nikki Haley como nueva embajadora ante la ONU. Las próximas confirmaciones debieran ser las de Elaine Chao, candidata a la secretaría de Transporte; Ben Carson, en la cartera de Vivienda, y Wilbur Ross, en Comercio, pieza clave para la renegociación del TLCAN.

El duro escrutinio de los candidatos prosigue. Ayer el que sufrió fue el elegido para la Secretaría de Salud, Tom Price, quien tuvo que enfrentarse a preguntas sobre la controvertida compra de acciones de una empresa a la que ayudó promoviendo determinadas leyes. Él sería el encargado de acabar con la Obamacare, algo en lo que los demócratas están totalmente en contra.

Los republicanos no evitaron que se aplazara la votación de ratificación de Jeff Sessions como fiscal general para la próxima semana. La senadora demócrata Dianne Feinstein, de California, forzó el retraso de una semana alegando que necesitaba más tiempo para revisar nueva documentación que le había llegado sobre Sessions, una estratagema que se espera que los demócratas usen con otros nominados más adelante.

En cambio, ya hay fecha inicial de confirmación (el próximo lunes) para el elegido para la Secretaría de Estado, Rex Tillerson, quien hace dos días superó por la mínima el filtro del comité correspondiente.

Mantente al día con el boletín de El Universal