Derecha europea percibe “despertar de los pueblos”

Aboga por volver a los “Estados nación”, controlar fronteras y frenar inmigración
Frauke Petry, del AfD; Marine Le Pen, del FN; Matteo Salvini, del LN; Geert Wilders, del PVV; Harald Vilimsky, del FPOe, y Marcus Pretzell, eurodiputado (WOLFGANG RATTAY. REUTERS)
22/01/2017
01:54
Agencias
-A +A

Coblenza, Alemania.— Los principales líderes de la ultraderecha europea unieron ayer, aquí, sus voces contra la Unión Europea (UE), en un alarde de fuerza ante los comicios en Holanda, Francia y Alemania y envalentonados por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Tras el Brexit y la victoria de Trump, “2017 será el año del despertar de los pueblos de Europa continental”, manifestó la presidenta del partido ultraderechista francés Frente Nacional (FN), Marine Le Pen.

“La canciller alemana [Angela Merkel] se presenta en los medios franceses como una heroína humanitaria por haber acogido a los refugiados, pero no se les pregunta a los alemanes qué piensan de esta política migratoria. El tiempo en el que los nacionalistas en Europa eran grupos marginales se ha terminado. En esta etapa se trata de lograr mayorías en las urnas”, insistió Le Pen.

Con los sondeos a favor ante las presidenciales de abril, Le Pen viajó a esta ciudad alemana invitada por el partido de derecha Alternativa para Alemania (AfD), junto a sus camaradas del grupo de Europa de las Naciones y las Libertades (ENF) del Parlamento Europeo. Un fuerte dispositivo policial rodeó el centro de congresos a orillas del Rin elegido para la reunión, mientras 5 mil personas, según cifras policiales, protestaban contra el populismo.

“Ayer, una nueva América; hoy, Coblenza, y mañana, una nueva Europa”, clamó también el líder del ultraderechista Partido por la Libertad (PVV) holandés, Geert Wilders, favorito para las legislativas de marzo en su país y convencido de que se avecina “el inicio de una primavera patriótica” en el continente.

Apoyados en el resultado del referéndum británico sobre la Unión Europea y el triunfo de Donald Trump, todos los participantes abogaron por regresar a los “Estados nación”, controlar las fronteras y acabar con la acogida de inmigrantes.

Frauke Petry, copresidenta del AfD, acusó al gobierno de Merkel y a las instituciones europeas de someter a la ciudadanía a un “lavado de cerebro”. Auguró que el actual modelo acabará, porque “Europa nunca ha permitido un poder absoluto, ni la Francia de Napoleón, ni la Alemania nazi, ni la Rusia soviética”.

El discurso eurófobo estuvo acompañado por la exigencia de los ponentes de poner freno a la llegada de inmigrantes y refugiados y la denuncia de que los flujos incontrolados en los últimos dos años han incrementado la inseguridad en la UE.

El líder de la Liga Norte italiana, Matteo Salvini, denunció la “locura” que, a su juicio, supone mantener a decenas de miles de refugiados en hoteles, mientras que muchos de sus compatriotas no reciben protección tras los terremotos que han sacudido su país.

Salvini advirtió también de que “Europa no es islámica” y mostró los mismos temores que Wilders, quien consideró “inaceptable” que los europeos teman por su futuro o su seguridad. “La historia nos llama a salvar Europa”, dijo Wilders. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS