Abuelas de Plaza de Mayo celebran recuperación de nieto 121

El nieto, que ahora tiene 40 años, es hijo de dos activistas desaparecidos poco después del inicio de la dictadura militar en Argentina; su tía y su hermano, presentes en la conferencia, están felices de haberlo encontrado al fin
(Foto: Javier Sinay/EL UNIVERSAL)
05/10/2016
14:19
Javier Sinay
Argentina
corresponsal
-A +A

En Buenos Aires, la asociación de Abuelas de Plaza de Mayo anunció la recuperación del nieto número 121. Se trata de un hombre de 40 años, cuyo nombre no ha trascendido, que vive en esta ciudad y que es hijo de Domingo Menna y Ana María Lanzillotto, dos activistas del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP, una facción trotskista) desaparecidos en 1976, a poco del comienzo de la última dictadura militar de este país, que se extendió hasta 1983 y que dejó un número estimado de 30 mil desaparecidos.

Como el nieto ahora recuperado, se estima que hay cerca de 400 niños que nacieron en cautiverio o que fueron secuestrados junto a sus padres y que, luego de la muerte o desaparición de estos, fueron criados por familias militares o allegadas, con nombres cambiados.

El nieto recuperado no participó del acto de anunciación, pero sí lo hicieron su tía, Alba Lanzillotto, que lo buscó durante 40 años, y su hermano Ramiro Menna Lanzillotto, que luego del secuestro de sus padres fue criado por sus tíos. Las abuelas y abuelos del nieto recuperado ya fallecieron.

“Con estos actos, es como que los chicos nacen de nuevo y como debe ser: como personas libres”, dijo Alba Lanzillotto. “Mi hermano está pasando un momento para nada fácil”, agregó Ramino Menna Lanzillotto, en referencia al descubrimiento de la verdadera identidad de su hermano. “Yo no siento esto como privado, sino como un logro de nuestra patria, que sana y reconstruye su identidad”.

“Los nietos que nos han robado son los desaparecidos con vida”, dijo en su discurso de anuncio Estela de Carlotto, la directora de las Abuelas de Plaza de Mayo, y candidata al Premio Nobel de la Paz en el año 2010. “Nos están esperando aunque a veces no sepan qué camino tomar”.

Muchos de los nietos todavía apropiados ni siquiera saben que son adoptados, pero las Abuelas de Plaza de Mayo luchan por la restitución de su identidad y se valen de herramientas de tecnología genética y de testimonios y pruebas judiciales. Los dos primeros nietos, que eran hermanos, fueron hallados en 1979 en Chile, mientras que el nieto anterior al actual, el número 120, fue encontrado en junio de este año.

jlcg

Mantente al día con el boletín de El Universal