19 | ABR | 2019
2
Cuatro son los candidatos que contenderán en las elecciones de este domingo (CARLOS RIVAHERRERA)

España, la voz de las urnas

20/12/2015
02:15
Ana Anabitarte / Corresponsal
Madrid
-A +A
Las elecciones generales de este domingo abren una nueva etapa política en el país. Según las encuestas, por primera vez en la historia de la democracia ibérica se pasará del bipartidismo al cuatripartidismo

Este domingo España celebra elecciones generales y según las encuestas por primera vez en la historia de la democracia el país pasará del bipartidismo al cuatripartidismo. Es decir, el Partido Popular (PP), que en la actualidad gobierna con mayoría absoluta, será el más votado, seguido del opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE), pero ambos sufrirán una enorme pérdida de votos en favor de los dos nuevos partidos: Ciudadanos (centro derecha), con Albert Rivera al frente, y Podemos (izquierda) con Pablo Iglesias, que irrumpirán con fuerza en el hemiciclo español.

Según varios expertos consultados por EL UNIVERSAL, se abre una nueva etapa política en el país en el que habrá que gobernar con pactos, y dado que ninguno de los partidos logrará los 176 diputados de la mayoría absoluta y que los márgenes entre PSOE, Ciudadanos y Podemos son muy estrechos, hay muchas combinaciones posibles. Es decir, el resultado es una incógnita. Por ahora, según las encuestas, el PP obtendrá entre 105 y 128 escaños; el segundo puesto será para el PSOE, que logrará entre 76 y 94; Ciudadanos debutará en el Congreso de los Diputados con entre 52 y 69 y Podemos también se estrenará con entre 49 y 67 de los 350 escaños.

Pero hay 41.6% de indecisos, según la última encuesta oficial del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), por lo que hasta el conteo final de votos y hasta que se firmen los pactos de gobierno, no se sabrá quién ocupará el sillón de mando del Palacio de la Moncloa.

José Ignacio Torreblanca, profesor de Ciencia Política y director en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, reconoce que “entramos en una etapa desconocida porque aquí nunca hemos tenido un gobierno de coalición y hoy por hoy hay varias combinaciones posibles. Así que todo esto va a suponer la necesidad de redescubrirse, de pactar y de hacer política de una manera distinta”, asegura en entrevista con EL UNIVERSAL.

Torreblanca destaca el que hayan surgido dos partidos políticos nuevos “encabezados por jóvenes, generacionalmente distintos y que no sean ni xenófobos ni populistas ni eurófobos, lo que es una buena noticia y refleja la calidad de la democracia en España”, asegura. En su opinión, lo que ocurra el día 21 dependerá del número de votos que logren Ciudadanos y Podemos. “Los partidos nuevos son reticentes a prestar sus votos a los viejos para que gobiernen como siempre, porque si ellos representan el cambio y el PP o el PSOE vuelven a gobernar, no habrá tal cambio”, asegura.

“Eso fue lo que pasó con el Partido Liberal en el Reino Unido”, recuerda. “Su líder Nick Clegg pactó con los conservadores y fue elegido vicepresidente, y en las siguientes elecciones los ciudadanos volvieron a votar a lo viejo, a los conservadores y a los laboristas, y no a los liberales y a él lo barrieron”, dice. “Albert Rivera, líder de Ciudadanos y quien probablemente se convertirá en el árbitro, no quiere que le pase como a Nick Clegg, que fue flor de un día y luego desapareció por haber colaborado con los viejos y haber perdido su identidad”, recuerda.

Por eso, según Torreblanca, el objetivo de Ciudadanos y de Podemos es demostrar que son capaces de gobernar y si los números se los permiten, no cederán. “Puede ocurrir que dejen gobernar a los partidos viejos, que estos mal gobiernen y que pasados un año o dos haya un gobierno débil y la gente se decida a completar el cambio. No digo que eso vaya a pasar pero es una posibilidad”, asegura.

Sobre Ciudadanos y Podemos, Torreblanca reconoce que su forma de hacer política es como la de los viejos partidos. “Sí es verdad que se está debatiendo un poco más, pero al final la política tiene sus propias reglas y se hace siempre de una manera parecida porque todo el mundo tiene el objetivo de ganar o minimizar el riesgo de perder. Así que se acaban imponiendo esas lógicas. No nos vamos a convertir en Dinamarca de un día para otro”, asegura.

En este sentido sí resalta que es “muy sano tener tres líderes nuevos nacidos en la década de los 70 cuando tienes también una generación que ya estaba gobernando en la transición y que siguen ocupando posiciones de poder”. “Vivíamos en un sistema que era un mercado político muy cerrado, con muchas barreras de acceso, sólo se podía hacer política dentro de uno de los dos grandes partidos con posibilidades de éxito o en una comunidad autónoma, y ahora eso ya no va a ser así y ese es un cambio muy importante. Otra cosa es que la política sea tan noble como miserable al mismo tiempo. Noble en las intenciones y miserable en la ejecución”, añade.

Cristina Manzano, directora de la publicación digital esglobal, miembro del Consejo español de ECFR (Consejo Europeo de Relaciones Internacionales) y del Consejo del Real Instituto Elcano, también ve positiva la aparición de dos partidos políticos nuevos porque ha traído consigo “un renovado interés de la gente por la política, por saber lo que dicen unos y otros y por tratar de entender, y eso es muy interesante y muy bueno para la democracia”, dice a EL UNIVERSAL.

“Es verdad que hay gente que piensa que esta situación de incertidumbre es negativa para el país pero yo no lo creo así”, añade. “Es positiva porque incorpora nuevos discursos, nuevos actores, nuevas necesidades de cómo manejarse en política”, asegura.

Sobre el día 21 y según pronostican las encuestas, Manzano reconoce que existe el riesgo de quedarse bloqueado, de que unos partidos traten de impedir que se forme gobierno, “pero espero que a la larga aprendan a convivir porque este escenario está para quedarse”, comenta. “No creo que un bipartidismo sea sustituido por otro. Es decir, que Ciudadanos sustituya al PP y Podamos sustituya al PSOE, porque la sociedad es mucho más plural y porque el que haya nuevos partidos que además no sean radicales me parece necesario”.

En cuanto a los indecisos, dice que van a marcar el resultado final. “La tradición muestra que los indecisos suelen decantarse por las opciones más consolidadas, pero en estos momentos no creo que eso sirva. De hecho, hay muchos indecisos que no saben si volver a votar al PP o al PSOE o cambiar a Ciudadanos y a Podemos. Y ahora cada gesto y cada declaración de los candidatos es interpretado de una manera o de otra y eso impacta mucho en los votantes”, asegura.

 

Con respecto a Albert Rivera, candidato de Ciudadanos, que es quien seguramente ejercerá de árbitro apoyando al PP o al PSOE, dice que se
ha estancado después de lograr casi un empate técnico con el PSOE. “Su riesgo ha sido la sobrexposición. Y también el hecho de que ha dicho que no va a pactar con nadie. Eso a algunos les puede tranquilizar, pero a otros les puede generar muchas dudas porque ningún partido va a conseguir la mayoría absoluta y va a tener que pactar”, asegura.

“Y si él, que es quien seguramente tendrá que ejercer de árbitro, dice que no lo va a hacer, genera una incertidumbre todavía mayor de la que ya hay”, añade. “Que es mucha, enorme”, apunta. “De hecho, a falta de muy pocos días para las elecciones, el resultado es un enigma. Hoy por hoy no se sabe quién va a acabar gobernando España. Y eso nunca había pasado”, concluye.


 

 

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios