Egipto: fallece en prisión alto dirigente de grupo islamista

La organización Gamaa al Islamiya denuncia que Esam Darbala, presidente de su consejo consultivo, murió luego de no recibir tratamiento médico
09/08/2015
07:13
El Cairo
-A +A

El presidente del consejo consultivo de la organización islamista egipcia Gamaa al Islamiya, Esam Darbala, falleció en prisión, según informaron el Ministerio de Interior y la organización, que acusó a las autoridades de "matar" a su dirigente.

Según el Ministerio, Darbala, acusado de pertenecer a una organización ilegal, murió ayer en la prisión de Tora después de sentirse fatigado tras volver de una sesión del juicio abierto contra él.

La nota ministerial sostiene que, según el informe forense, el dirigente islamista sufrió un aumento de la temperatura y de glucosa, así como una caída del pulso, por lo que fue trasladado al hospital. Sin embargo, falleció en el camino.

El comunicado insiste en que la víctima había sufrido varios infartos y que era diabético, e indica que se han tomado las medidas oportunas para abrir una investigación.

En cambio, la Gamaa al Islamiya aseguró en su página web que Darbala "fue asesinado en la prisión de Tora al prohibírsele su tratamiento médico, lo que causó que entrara en un coma profundo y, posteriormente, la muerte".

Mohamed Esamedin Darbala fue detenido el 13 de mayo en la provincia meridional de Qena.

Era uno de los dirigentes de la Coalición de Respaldo a la Legitimidad, integrada en su mayoría por partidos y organizaciones islamistas que rechazaron el golpe militar que derrocó a Mursi en julio de 2013.

Fue uno de los pocos dirigentes de la Gamaa que se opuso a que su grupo abandonara esta alianza para evitar los arrestos de sus miembros.

Darbala ya había estado en prisión varios años por su implicación en el asesinato del presidente egipcio Anuar al Sadat, en octubre de 1981.

La Gamaa al Islamiya libró una campaña armada y terrorista durante las décadas de los años 80 y parte de los 90 del siglo XX contra el régimen de Hosni Mubarak, que culminó con la captura de la mayor parte de sus miembros, hasta que finalmente renunció a la violencia.

La ONG Human Rights Warch denunció a principios de años que durante 2014 decenas de personas murieron cuando estaban detenidos en comisarías o cárceles de Egipto, en su mayoría por las malas condiciones de vida.

jlc

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS