“Rezamos por la paz y el alma de las víctimas”

Akira Yamada. Embajador de Japón en México
02/08/2015
00:24
Eduardo Mora Tavares
-A +A

[email protected]

Japón conmemorará el 70 aniversario de los bombardeos atómicos contra Hiroshima y Nagasaki, como lo hace cada año desde que ocurrieron aquellas tragedias, “rezando por la paz, por el descanso de las almas de las víctimas y por un mundo sin armas nucleares”, dijo el embajador de ese país en México, Akira Yamada, a EL UNIVERSAL. El diplomático reiteró que Japón no va a tener de ninguna manera armas nucleares y señaló que México y Japón son aliados en la meta común de un mundo sin armas nucleares.

En vísperas del 70 aniversario del ataque atómico a Hiroshima y Nagasaki, ¿qué representa para Japón esa fecha?

—Estas fechas, 6 de agosto en Hiroshima, 9 de agosto en Nagasaki, son muy importantes para los japoneses. Son los días en que rezamos por la paz, rezamos por el descanso de las almas de las víctimas y también (son las fechas) en que nos comprometimos a trabajar por la paz y por un mundo sin armas nucleares.

¿Tiene usted alguna relación familiar con esas tragedias?

—Entre mis parientes no hay víctimas directas, pero mi padre (que es médico) trabajaba en el Hospital de Hiroshima después del ataque atómico, antes de que yo naciera. Era un hospital de investigaciones de los daños de la bomba atómica. Mi padre vio a varios pacientes que sufrieron los daños.

¿Hay todavía supervivientes del bombardeo atómico?

—Sí, sí hay supervivientes. Y pensamos que el mundo debe conocer la tragedia de este bombardeo atómico. Algunos supervivientes aún narran qué ocurrió en aquellos días, qué daño hizo la bomba. Los supervivientes, llamados “hibakusha” (persona bombardeada), han sido nombrados comunicadores especiales por un mundo sin armas nucleares. Ellos platican a los japoneses y a los extranjeros sus experiencias. Imagino que muchos de ellos quieren olvidar, pero también pienso que no permiten el olvido porque hay que transmitir su experiencia para lograr un mundo sin armas nucleares.

¿Era necesario que se usaran esas armas contra esas ciudades? ¿Fue un exceso bélico?

—Es una pregunta difícil y además la respuesta dependerá de quién la contesta. Sí, muchos japoneses piensan que fue una excusa bélica porque muchos ciudadanos inocentes murieron por la bomba atómica. No puedo decir que fue un exceso necesario, lo que puedo decir es que el mundo no sabía qué iba ocurrir si había un bombardeo atómico... Podemos decir que independientemente de la evaluación de estos bombardeos, no debemos repetir esta tragedia.

¿Cuál es la posición de Japón hacia las armas nucleares? También se debate un cambio en la ley de seguridad nacional.

—No vamos a tener armas nucleares. Hay muchas razones. Somos el único país que ha sufrido un bombardeo atómico durante la guerra. Por lo tanto, conocemos más que cualquier otro pueblo el daño de las bombas atómicas y tener armas nucleares no contribuye a la paz y a la estabilidad de Japón y de la región. Si las tuviera, provocaría muchos problemas... Antes bien, estamos haciendo esfuerzos para lograr un mundo sin armas nucleares... También pensamos en la no proliferación, que no aumenten los países poseedores de armas nucleares. Por este motivo, nuestra posición es muy firme y no cambiará. Además, ahora estamos discutiendo en la Dieta (Parlamento) algunas leyes relacionadas con nuestra seguridad nacional. No se está cambiando la Constitución en sí, sino la interpretación de la Constitución. Hay un debate bastante caliente, pero de todos modos nuestro camino de país pacifista después de la Segunda Guerra Mundial nunca cambiará.

¿Cuál es el peligro que representa el programa nuclear de Corea del Norte y cómo debe ser frenado?

—Es una amenaza bastante realista. Lamentablemente, Corea del Norte no ha dejado su plan de armas nucleares. Ahora en el marco de la consulta de seis partes, de la que Japón es miembro, tratamos de convencer a Corea del Norte de que deje el plan de armas nucleares... Nosotros estamos actuando con firmeza, pero también con paciencia para disuadir a Corea del Norte, pero no es fácil.

En este sentido, ¿Japón apoya el acuerdo nuclear con Irán?

—No conocemos a detalle este acuerdo. Pero hemos observado muy cuidadosamente la negociación. En principio, vemos con buenos ojos que Irán no tenga armas nucleares. A pesar de que Japón no es miembro del grupo 5+1, Japón e Irán tenemos una relación amistosa históricamente. A menudo hemos tenido una conversación franca, abierta, y en estas conversaciones nuestro gobierno trata de persuadir a Irán para que deje sus planes de armas nucleares... Vamos a hacer esfuerzos para que este acuerdo tenga un resultado constructivo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

DESTACADAS

 

COMENTARIOS