Dueño de almacen siniestrado con vínculos en gobierno chino

Dong es el hijo del exdirector de la Oficina de Seguridad Pública del Puerto de Tianjin, revela una revista local
17/08/2015
00:14
Pekín
-A +A

La revista económica "Caijing" publicó hoy que la persona que realmente controla la empresa propietaria de la terminal de contenedores del puerto de Tianjin, norte de China, en la que se registraron dos mortales explosiones el pasado miércoles es el hijo de un ex alto cargo del gobierno local.

Pese a que el titular oficial de la empresa Ruihai International Logistics es Zhi Feng, como se sabe desde el principio, y los principales accionistas son dos personas llamadas Li Liang y Shu Zheng, con el 55 y 45 por ciento de las acciones, respectivamente, quien "controla realmente" la compañía es Dong Mengmeng.

Así lo asegura la prestigiosa revista, que indica que Dong es el hijo del exdirector de la Oficina de Seguridad Pública del Puerto de Tianjin, donde se encuentra la terminal de depósitos.

Se descartó, así, que Zhi Feng fuera hijo del teniente de alcalde de Tianjin, Zhi Shenghua, como algunos medios habían publicado inicialmente.

La vinculación entre la compañía y el gobierno que confirma Caijing aumenta las sospechas sobre la opacidad en la gestión de la catástrofe, sin que aún se haya revelado qué la provocó.

El viernes Gao Huaiyou, subdirector de seguridad laboral de Tianjin, declaró que, entre otros motivos, no se puede determinar qué almacenaban los contenedores debido a "discrepancias mayores entre la documentación de la empresa y los registros de los clientes" .

Desde que ocurrió la tragedia, que ha provocado hasta hoy 114 muertos y 70 desaparecidos (si bien ayer eran 112 fallecidos y 95 desaparecidos) , se han revelado multitud de posibles violaciones de seguridad e incongruencias entre la información oficial y la publicada por otros medios.

Mientras crece la indignación entre familiares de las víctimas, en particular de los bomberos (cuerpo especialmente es golpeado por las explosiones, con 39 fallecidos y decenas de desaparecidos en sus filas) , debido a la gestión del accidente, el Tribunal Supremo chino anunció el domingo una investigación sobre posibles negligencias.

El enfado entre los parientes de los afectados se disparó también cuando las autoridades chinas confirmaron el domingo que centenares de toneladas de cianuro de sodio, especialmente tóxico y perjudicial para la salud humana, estaban almacenadas en la terminal en la que se produjeron las explosiones.

Aunque no se ha confirmado oficialmente, la hipótesis de más peso es que las deflagraciones se produjeron debido al contacto de los productos químicos de los contenedores con el agua que emplearon los bomberos para apagar un fuego que había sido declarado previamente.

Se desconoce aún si Ruhai International Logistics tenía licencia para almacenar estos químicos peligrosos, ya que su permiso de 2012 no contemplaba esta opción, si bien fuentes del gobierno local como Gao Huaiyou dijeron el viernes que el mismo se "redefinió" después.

No obstante, los vecinos de la zona aseguraron no haber sido informados de este cambio, como supuestamente hizo el Gobierno.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS