Tel Aviv acusa a Hamas de retener a dos israelíes

Ambos habrían cruzado la frontera voluntariamente y sufren algún tipo de desequilibrio emocional, revela ex jefe de la Agencia de Seguridad del país
Familiares de Amra Mengistu durante una conferencia de prensa en la ciudad de Ashkelon (AP)
10/07/2015
01:39
Jana Beris
-A +A

Jerusalén.— Tras diez meses de silencio, Israel reveló ayer que dos connacionales, civiles, se hallan en poder de Hamas. Se trata de Amra Mengistu, de 26 años, de Ashkelon, miembro de la comunidad de origen etíope, y de un joven beduino, cuya identidad aún no ha sido revelada.

Ambos sufren, según dijeron sus respectivas familias, de distintos tipos de desequilibrio mental o emocional, lo cual explicaría por qué cruzaron por su propia voluntad la frontera, adentrándose en Gaza.

“Tenemos la responsabilidad moral de devolverlos a casa, a ambos”, dijo ayer a periodistas, incluyendo de EL UNIVERSAL, el ex jefe del Shin Bet, el servicio de seguridad israelí, y ex ministro Yaakov Peri, hoy diputado del partido opositor Yesh Atid.

“No importa si son civiles o soldados, ni cómo llegaron a Gaza. Tenemos que recuperarlos”. Aunque dijo desconocer la razón por la que se resolvió hacer público el tema, estimó que la intención era agotar la vía secreta.

Recordó que cuando tuvieronlugar las negociaciones para la liberación del soldado secuestrado Guilad Shalit, la presión de la opinión pública tuvo mucho peso e incidió en el “alto precio” que se pagó por recuperarlo: más de mil presos palestinos que estaban en Israel.

Mengistu cruzó a Gaza el 8 de septiembre, fue detectado por el ejército, se le intentó frenar pero siguió adelante, dejando un portafolio junto a la cerca y logrando pasar al otro lado. El joven, cuya familia comentó que “no está bien de salud”, que ya había desaparecido en otras ocasiones e inclusive había ido a Gaza y vuelto de allí, no daba señales de vida desde abril y no se sabía si está vivo o muerto.

Hamas alega que tuvo a Mengistu en sus manos, que lo interrogó y lo liberó al comprobar que no era un soldado israelí. Ron Ben Yishai, prestigioso analista de seguridad del portal Ynet, sostiene que es “una mala señal” que la agrupación islamista trate de deslindarse de su responsabilidad sobre el paradero del joven israelí, porque podría ser indicio de que fue entregado a la Yihad Islámica, secuestrado por el Estado Islámico o algo peor.

El jeque Hassan Yussuf, uno de los jefes de la organización islamista palestina en Cisjordania (y quien salió recientemente de prisión en Israel), dijo a la radio pública israelí que “estaremos dispuestos hablar con Israel sobre un nuevo intercambio, si excarcela a los 80 palestinos, la mayoría de Hamas, que había liberado en el marco de la transacción por Shalit, y que luego volvió a detener”.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS