Se encuentra usted aquí

Guatemala destapa caso de corrupción

Acusan a ex líder del Congreso de apropiarse durante su mandato de unos 80 mil dólares
“Estas personas contratadas por el Congreso no recibían el salario pactado”, explicó el comisionado de la Cicig, el colombiano Iván Velásquez (Foto: EFE)
26/06/2015
03:00
EFE y AP
Ciudad de Guatemala
-A +A

Las autoridades de Guatemala desarticularon ayer una supuesta trama de corrupción organizada por el ex presidente del Congreso, Pedro Muadi, acusado de apropiarse durante su mandato, en 2013, de unos 80 mil dólares a través de la contratación irregular de agentes de seguridad. De tal suerte, las autoridades solicitaron un antejuicio contra el diputado.

El Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) explicaron en rueda de prensa que la empresa PSE S.A., vinculada a Muadi, diputado del Partido Patriota, elegido en 2012, se adueñó de 630 mil quetzales (unos 82 mil dólares) pagados por el Congreso por servicios de seguridad.

El legislador, quien goza de inmunidad, fue acusado de asociación ilícita y peculado por sustracción, detalló la fiscal general y jefa del MP, Thelma Aldana.

Las autoridades capturaron al jefe de la empresa de seguridad PSE S.A., José Estuardo Blanco Aguilar, y a la secretaria de la firma, Claudia María Bolaños, durante seis allanamientos en la Ciudad de Guatemala y otro más en el poblado en Mixco.

La fiscal explicó, en compañía del comisionado de la Cicig, el colombiano Iván Velásquez, que Muadi habilitó como presidente del Congreso la contratación de 15 agentes de seguridad, por un salario de entre 8 mil o 9 mil quetzales (900 a mil 100 dólares), aunque finalmente sólo recibían alrededor de 25%.

“Estas personas contratadas por el Congreso no recibían el salario pactado”, explicó Velásquez.

Bolaños, que gestionó la contratación de los agentes y tenía acceso a la “firma registrada” de los mismos, abrió cuentas bancarias sin el conocimiento de los contratados para recibir los 15 salarios del Congreso, añadió el comisionado.

La trabajadora de la empresa ligada a Muadi pagaba posteriormente, en efectivo, un total de mil quetzales (250 dólares) a los 15 agentes de seguridad, y se adueñaba del resto.

“Esto implica que durante los seis meses en que se llevó a cabo esto, entre junio y diciembre de 2013, se obtuvieron un total de 630 mil quetzales”, detalló Velásquez, en referencia al monto obtenido por la empresa ilícitamente y que debió terminar en los bolsillos de los agentes.

Aldana enfatizó que gracias a la investigación “tenemos pruebas documentadas y declaraciones testimoniales” para confirmar las acusaciones.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS