Se encuentra usted aquí

Revelan espionaje de EU a Francia

Chirac, Sarkozy y Hollande, objetivos de la NSA
El presidente francés, François Hollande, el lunes en Bruselas en una cumbre sobre la situación de Grecia (VIRGINIA MAYO / AP)
24/06/2015
01:43
-A +A

París.— Estados Unidos espió, al menos desde 2006 y hasta mayo de 2012, a los tres presidentes franceses que se sucedieron en ese periodo, Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande, según documentos de WikiLeaks publicados ayer por Libération y Médiapart que después confirmó el portal de filtraciones.

La Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) intervino las comunicaciones de esos tres jefes de Estado franceses y colaboradores cercanos como diplomáticos o jefes de gabinete, y reunió los documentos obtenidos de esas escuchas bajo el epígrafe “Espionaje Elíseo”.

Los documentos también contienen números de celulares de varios funcionarios del Palacio del Elíseo, incluido el del presidente, dijo WikiLeaks.

El director de Libération, Laurent Joffrin, en declaraciones a la televisión BFMTV, destacó que se ha puesto en evidencia una operación de gran envergadura”. Añadió que tenían los textos de las escuchas con fechas y los números de teléfono intervenidos. Los documentos de WikiLeaks sobre este asunto incluyen cinco informes de análisis de la NSA destinados a los agentes de los servicios secretos estadounidenses, y dos de ellos también a los países con los que Washington tiene una alianza particular en ese terreno (Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Reino Unido).

El gobierno de EU no quiso pronunciarse al respecto. “No comentamos acusaciones específicas sobre inteligencia”, dijo el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad Ned Price.

Aunque las notas tienen la catalogación de altamente confidenciales, en realidad no hay secretos de Estado, reconoció Libération, pero demuestran el interés de la NSA por Francia, como lo pone en evidencia la base de datos de números de teléfonos fijos o móviles seleccionados para la recuperación masiva de informaciones a través de ellos.

Los últimos análisis de la agencia disponibles, con fecha del 22 de mayo de 2012, dan cuenta, por ejemplo, de “reuniones secretas” a finales de 2011 sobre una posible salida de Grecia de la zona euro. O de la preocupación del entonces primer ministro, Jean-Marc Ayrault, ante el posible enfado de la canciller alemana, Angela Merkel, si se enteraba de la entrevista de Hollande, recientemente elegido presidente, con la oposición socialdemócrata alemana.

Otro de los análisis de la NSA durante el mandato de Nicolas Sarkozy (2007-2012) señala cómo el jefe del Estado conservador se consideraba “el único hombre capaz de resolver la crisis financiera” en 2008 o cómo se quejaba en 2010 de la marcha atrás de Estados Unidos en la propuesta de un “acuerdo de cooperación bilateral” en el terreno de los servicios secretos.

Libération hizo notar que la selección de documentos publicados no es más que una parte de la actividad de espionaje de la NSA con dirigentes franceses, pero confirman hasta qué punto Wa-shington quería conocer en detalle las comunicaciones de países aliados.

En una primera reacción a las revelaciones sobre estas escuchas, fuentes próximas a Hollande citadas por el diario indicaron que cuando el jefe del Estado estuvo en Washington en febrero de 2014 recibió el compromiso del presidente Barack Obama de que se acabarían las escuchas indiscriminadas a los países aliados.

El ex empleado de la NSA Edward Snowden generó polémica en Alemania después de que reveló que EU había realizado espionaje electrónico de gran escala en Alemania y afirmó que la NSA había interferido el teléfono de la canciller Angela Merkel.

“Si bien las revelaciones sobre Alemania se concentraron en el hecho aislado de que funcionarios de alto rango fueron blanco de la inteligencia de Estados Unidos, la publicación de hoy (martes) brinda una perspectiva mucho mayor sobre el espionaje de Estados Unidos a sus aliados”, dijo WikiLeaks. Esto incluye “el contenido real de productos de inteligencia derivados de intercepciones, mostrando cómo Estados Unidos espía las llamadas telefónicas de los líderes y ministros franceses para obtener inteligencia política, económica y diplomática”.

El despacho del presidente francés no estuvo disponible de inmediato para realizar comentarios.

WikiLeaks dijo que los lectores franceses podrían “esperar más revelaciones importantes y oportunas en el futuro cercano”. Agencias

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS