4

México-España, una relación privilegiada

La próxima visita de Estado de los reyes Felipe VI y Letizia subraya la importancia de los lazos de todo tipo entre las dos naciones. El viaje a nuestro país ocurre cuando el monarca ha cumplido un año en el trono
El rey Felipe VI es aplaudido luego de pronunciar su primer discurso ante las Cortes Generales en Madrid, después del solemne acto de su proclamación, el 19 de junio del año pasado (Foto: EFE/Archivo)
21/06/2015
03:00
Ana Anabitarte / Corresponsal
-A +A

Los reyes de España, Felipe y Letizia, han elegido México como el primer país iberoamericano que van a visitar y aquí aterrizarán el próximo domingo 28  en la que será su primera visita de Estado. Durará tres días y será el segundo viaje oficial  que hagan a un país extranjero tras el  que llevaron a cabo a Francia hace unos días. 

Ello  demuestra la buena relación bilateral que existe entre ambas naciones y la importancia que para el monarca español tiene México, al igual que la tuvo para su padre, Juan Carlos de Borbón, quien en sus casi 39 años de reinado realizó 6 visitas de Estado a nuestro país. 

“Las relaciones diplomáticas entre los dos países siempre han sido muy buenas. El gobierno español siempre ha considerado a México uno de los países más influyentes en América Latina. Una muestra de ello es esta visita, como lo fue también la que hizo Enrique Peña Nieto a Madrid antes y después de tomar posesión de su cargo”, asegura María Antonia Martínez Rodríguez, doctora en Ciencia Política por la Universidad Complutense de Madrid y ex directora del Centro de Estudios de México de la Unión Europea, en  entrevista con EL UNIVERSAL.

Tras la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), las relaciones diplomáticas se restablecieron en 1977 y a lo largo de estos años, aunque hubo algunos problemas, nunca se llegó al conflicto o a la ruptura como ocurrió con otros países latinoamericanos. 

“Los temas de conflicto puntuales no han llegado nunca a convertirse en problemas de la suficiente envergadura para provocar una crisis en las relaciones bilaterales. Siempre los dos gobiernos han hablado, han conciliado y han llegado a acuerdos”, explica. 

“Por ejemplo, si el gobierno español presionaba con el tema de los etarras, el gobierno mexicano respondía que hasta aquí estamos dispuestos a llegar y los españoles respetaban los límites. Se han basado siempre en el respeto”, asegura.

Martínez Rodríguez apunta que la relación es de necesidad mutua. Reconoce que en los años 80 algunas élites políticas y económicas españolas decían que España podía hacer mucho por México, “pero era un discurso equivocado y ahora afortunadamente la crisis económica que vive España ha ayudado a ver que es una cuestión de equilibrios, a cambiar nuestra mentalidad y a pensar en qué podemos hacer el uno por el otro”, explica. “Ahora miramos a México de otra manera, como decía Octavio Paz”, afirma.

En este caso, el viaje de los reyes tiene como finalidad estrechar los enormes lazos de cooperación y de amistad que ya existen con nuestro país, con el cual además les unen múltiples vínculos comerciales y culturales. Y la visita es de Estado porque responde a una invitación del presidente Peña Nieto. 

Condecoración a Peña Nieto

Como  parte de los preparativos de la visita de Estado  de los reyes españoles a México,  el gobierno de España aprobó el viernes  pasado otorgar condecoraciones de la Real y Distinguida Orden Carlos III al mandatario mexicano  y a su esposa Angélica Rivera de Peña.

La presidencia del gobierno de España informó que el Consejo de Ministros aprobó  los reales decretos tras la propuesta presentada para tal efecto a fin de conceder el Collar con esta con decoración al mandatario mexicano y su esposa.

La Real y Distinguida Orden Española de Carlos III fue establecida por el rey Carlos III en 1771 para condecorar a aquellas personas que se destaquen por sus buenas acciones en beneficio de España y la Corona, y es la distinción civil más alta que entrega el país ibérico.

Un destino favorito

México ha sido siempre uno de los destinos favoritos de la pareja española. Como príncipe, Felipe de Borbón, quien visitó 60 países en total, viajó seis veces a México. Y dado que uno de sus cometidos como príncipe desde 1996 era asistir a las investiduras de los presidentes iberoamericanos, estuvo presente en la de Vicente Fox, en la de Felipe Calderón y en la de Peña Nieto.

La reina Letizia, por su parte, también siente un especial cariño hacia nuestro país, puesto que en 1996,  cuando tenía 23 años y todavía no conocía al actual monarca, eligió la ciudad de Guadalajara para realizar un posgrado tras estudiar Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y para trabajar como periodista en el suplemento Tentaciones del diario Siglo XXI.

Por eso, México fue el primer país que la pareja visitó de manera oficial tras casarse el 22 de mayo del 2004, sin contar su paso por  Ciudad del Vaticano  para recibir la bendición del entonces papa Juan Pablo II. 

En julio de ese mismo año los entonces príncipes de Asturias fueron recibidos por el ex presidente Vicente Fox y por su esposa Marta Sahagún, y luego se desplazaron a Monterrey, donde presidieron la inauguración del XV Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas en el Instituto Tecnológico. 

Unos años después, en septiembre del 2010, la pareja regresó a nuestro país, donde fue recibida por el presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala. Y durante ese viaje visitaron la ciudad de México y Morelia, en Michoacán.

Ya como rey y jefe de Estado, Felipe VI volvió a México hace unos meses. Lo hizo el pasado 8 de diciembre para asistir a la XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebró en Veracruz. De hecho, fue la primera Cumbre Iberoamericana a la que asistió como jefe de Estado.

En realidad ese viaje tendría que haberlo realizado su padre, el rey Juan Carlos, que es a quien le toca ahora asistir a las investiduras de los mandatarios iberoamericanos. Sin embargo, su débil estado de salud (le acababan de operar) hizo que se cambiaran los planes y que viajara Felipe.

En aquella ocasión no le acompañó la reina porque al contrario de lo que había sido costumbre, no hubo un programa paralelo a la cumbre para las primeras damas por decisión de las autoridades mexicanas.

Con respecto a  Letizia, esta vez sí será la primera ocasión en que viaje como reina y al igual que hizo en Francia, acompañará al rey a los actos programados durante su visita. 

El viaje a México coincide con el primer aniversario de su reinado y cuando, según los sondeos la pareja ha logrado mejorar la imagen que los ciudadanos tienen de la Corona. 

Hoy en día, 81% de los ciudadanos aprueba la forma en la que Felipe VI desempeña sus funciones y 74% la acción de la reina, según un estudio elaborado por Metroscopia hace unos días y publicado por el diario El País. Aunque sigue habiendo muchos que la reprueban, como se demostró con los abucheos y silbidos que recibió en la final de la Copa del Rey de futbol. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS