Analistas ven áreas de oportunidad económica enormes

a nivel mundial los españoles son el séptimo socio comercial en el intercambio total
21/06/2015
03:00
Ivette Saldaña
-A +A

Para España, los 15 años del Tratado de Libre Comercio  Unión Europea-México (TLCUEM) y la cercanía  histórica que hay con los mexicanos le permitieron crear un círculo virtuoso, ya que las inversiones que hacen en este país latinoamericano las complementan con  importaciones de productos hechos por españoles; en tanto que, para México, el petróleo constituye la base de las exportaciones a esa economía europea.

El intercambio bilateral ascendió en 2014 a 10 mil 699 millones de dólares, apenas el 1.3%  del comercio total mexicano y apenas  0.4 puntos más que en el año 2000.  De la cifra del año pasado, 5 mil 946 millones de dólares correspondieron a  exportaciones hacia España y 4 mil 753 fueron importaciones de productos españoles, de acuerdo con datos del Banco de México y la Secretaría de Economía.

En 15 años de vigencia del tratado España se convirtió en el primer destino de las exportaciones mexicanas hacia Europa y en el tercer proveedor europeo de México, aseguró la Secretaría de Economía, aunque a nivel mundial los españoles son el séptimo socio comercial en el intercambio total.

Al revisar las cifras se encuentra que  “el petróleo representó el 75%  de las exportaciones mexicanas el año pasado. Pero tradicionalmente es mayor el porcentaje,  ha sido de 80%, 85% y hasta 90%. Los otros productos de exportación normalmente representan entre el  10 y 15%”, entre los que están partes de motor para vehículos, minerales y óxido de zinc, garbanzos y atún, dijo Arnulfo R. Gómez, académico  de la Universidad Anáhuac del Norte. 

Ello significa que “las áreas de oportunidad son enormes (para los mexicanos), pero hay que definir nichos, establecer proyectos y estrategias”, aseguró.

Tal y como lo han hecho los españoles, que lograron ligar sus inversiones en México con la proveeduría española; es decir, los proyectos del sector energético que tienen en territorio mexicano están ligados a las importaciones de autogeneradores españoles. Si bien nos compran petróleo nos venden gasolina, además de que nos  proveen motores para vehículos y automóviles para uso particular.

Eso pasa con la mayoría de sus inversiones, que de 2000 a marzo de 2015 ascendieron a 49 mil 745 millones de dólares, lo que convierte a España en el tercer país proveedor de inversiones para México con 5 mil 393 empresas, solamente después de Estados Unidos y de los Países Bajos, dijo Gómez. Las firmas españolas concentraron su inversión en México en el sector financiero, en información en medios masivos,  en comercio, manufactura y construcción. 

Por ejemplo, están  BBVA Bancomer, Santander, Popular —que está  con Banco BX+—, la Caixa —que participa con Inbursa—. En telecomunicaciones está Movistar, con 20% del mercado.  En el sector energético está Gas Natural Fenosa e Iberdrola, que produce cerca del 2% de la energía  eléctrica en México, además de muchas firmas de construcción, explicó la embajada de España en México.

También España es atractiva para los mexicanos, lo que se comprueba con la compra que hizo PMI del 50% de un astillero en Galicia. BX+ invirtió también en Popular; Grupo ADO es dueño ya de  la compañía de transportes Avanza. Fintec invirtió  en el  Banco de Sabadel. Sigma adquirió Campo Frío y Bimbo  se adjudicó Bimbo España, de acuerdo con la oficina diplomática española.

“Hay que pensar en estrategias que incorporen un mayor volumen de  productos en nuestra exportación hacia España” y lograr que las inversiones en ese país europeo jalen ventas de productos mexicanos, lo que implica ser más competitivos y tener una mejor oferta exportable, tanto hacia ese país de habla hispana como hacia al resto de la Unión Europea, donde nuestro comercio es mínimo, concluyó Gómez.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS