2

“Papa muestra la vía para salvar al planeta”

El documento papal considera todas las relaciones sociales, éticas y económicas, afirma
18/06/2015
22:23
Jorge Gutiérrez
Ciudad del Vaticano
-A +A

Grazia Francescato, presidenta del Fondo Mundial para la Naturaleza en Italia (WWF) y ex secretaria nacional del Partido Verde italiano, dijo  a EL UNIVERSAL  que la encíclica del papa Francisco es “holística, porque no habla sólo del medio ambiente”.

También es importante que en  ella “esté presente la dimensión ética”,  que el Papa sea latinoamericano, porque “en Brasil sigue la tala en la selva amazónica”, y sobre todo que esté dirigida “no sólo a los católicos sino a todos los habitantes del mundo”.

¿Qué significado tiene para el mundo ecologista esta encíclica del Papa, en la cual no aborda sólo el tema de la ecología sino muchos otros no menos importantes?

—Lo primero que debo decir es que es una gran alegría para nosotros, que desde hace más de 40 años repetimos las mismas cosas que hoy el papa Francisco subraya en su encíclica, la cual considero holística porque no habla sólo del medio ambiente sino de todas las relaciones sociales, económicas y éticas.

¿Qué importancia tiene la ética en esta encíclica?

—Es muy, pero muy  importante que el Papa haya introducido la dimensión ética en esta gran la batalla por la defensa del medio ambiente que muchos llevamos a cabo en gran parte del mundo y también por la paz “mamma”, que llamo así porque América Latina es una región que quiero mucho, sobre todo porque ahí tuvimos muchas experiencias a lado de las comunidades indígenas, en Colombia Chile y otros países de la región.

Lo dicho por el Papa en esta encíclica es de particular importancia para América Latina.

—Sí, en primer lugar porque el Santo Padre proviene de esa región, pero sobre todo porque así como en Europa y otras partes del mundo, también en América Latina la situación del medio ambiente es desastrosa —usted que es mexicano lo sabe perfectamente—, y porque en Brasil, considerado pulmón de nuestro planeta, continúa la tala en la selva amazónica, que daña no sólo a ese país sino a los ecosistemas de todo el mundo,  no obstante las críticas y los grandes esfuerzos que se han hecho para frenarla.

La encíclica delinea caminos a seguir. ¿Usted considera que son los indicados?

—Pero claro, para nosotros la vía que nos indica el Santo Padre es el mejor  camino para poder salvar no sólo el planeta, sino al hombre y toda la humanidad, visto que en su encíclica hace un recorrido no sólo religioso sino científico de todos los problemas que está creando un tipo de desarrollo que, como dice el Papa, no coloca al hombre en el centro, como el fin, sino como un simple medio de intereses que muy a menudo no corresponden al bien común de los miembros de nuestras sociedades.

¿Cree usted que el análisis y las propuestas que hace el Papa en su texto puedan tener repercusiones importantes nivel internacional?

—Sin duda, porque hay más de mil millones de personas católicas en el mundo. Pero no solamente por esto,  sino porque la encíclica está dirigida a los cristianos presentes en todo el planeta, a los creyentes de otras religiones y también a la gente que no tiene ninguna creencia, gente, toda ella, que está consciente de que algo se debe hacer para frenar el desastre ecológico, el calentamiento del planeta y muchos otros fenómenos que hoy en día afectan  nuestra “casa común”, como dice el Papa,  y, como consecuencia, a todos nosotros.

Pero a decir verdad los temas que trata el Papa no son nuevos, en muchos se han propuesto soluciones y según parece nada ha cambiado.

— En efecto, debo decir que esta encíclica llega con mucho retraso. Nosotros luchamos desde hace muchos años por cambiar el estado de las cosas, pero aun así es mejor tarde que nunca. El problema es que detrás de todos estos problemas hay intereses económicos muy grandes y poderes que se oponen a un cambio. Las cosas, sin embargo, deben cambiar y esta encíclica el Papa ha dado un nuevo impulso a esta lucha que seguramente continuará.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS