Nueva agresión de policía contra afroamericanos

Todo se salió de control en un balneario público en Ohio
17/06/2015
14:38
La Nación - Argentina / GDA
-A +A

En la misma semana en que un policía arresto con violencia a una adolescenteafroamericana de 14 años en una "pool party" en Texas, un incidente similar ocurrió en Ohio, al norte de Estados Unidos, en un balneario público y terminó con cuatro afroamericanas detenidos, dos de ellas menores de edad.

El 9 de junio, un grupo de personas que asistió a un balneario público en Fairfield, Ohio, les fue impedido el ingreso y todo terminó en una escena violenta que involucró a policías que acudieron al lugar, según muestran tres videos compartidos ayer porFacebook por el obispo Bobby Hilton, informa el sitio BuzzFeed.

El primer video muestra a una joven peleando con la policía y empleados del balneario después de que le pidieran que dejara las instalaciones. En el segundo, se ve una situación de tensión y a un policía agarrando por el cuello a una adolescente y tirándole gas pimienta a otra persona.

Finalmente, en el último se ven a tres personas esposadas. Una de las mujeres dice a los gritos que le queman los ojos y que un oficial "golpeó" a su hija de 12 años.

Según el diario Hamilton Journal-News, el incidente comenzó cuando un empleado del balneario le dijo a un chico que no tenía la vestimenta adecuada para ingresar, y más adelante le dijo al grupo que estaba con él que se retirara.

A continuación, la madre de uno de los chicos del grupo, Krystal Dixon, "confrontó agresivamente a los empleados", empujó a un policía y le pidió a uno de sus hijos que agarre su pistola eléctrica Taser, según ese reporte. Luego fue arrestada, igual que su hermana, Maya Dixon, quien también habría atacado a un policía.

Según dijo el agente de policía de Fairfield Doug Day, una chica de 12 años peleó con un agente que estaba arrestando a su madre y una adolescente de 15 años también fue detenida en medio de la trifulca que se generó cuando arribó la policía.

Krystal y Maya Dixon fueron acusadas de resistencia a la autoridad y alteración del orden público, informó el Journal-News. Las dos menores también fueron acusadas de resistirse al arresto y asalto.

Según el llamado de emergencia al 911 que reprodujo el sitio WLWT-TV, los empleados del balneario pidieron ayuda porque había un grupo de gente peleando con agentes.

"Todo se está saliendo de control y hay gente grabando tratando de hacer que se vea como algo racista y no lo es, para nada. Estaban yendo en contra de nuestra política y les dijimos que no podían estar más aquí y es realmente aterrador y no me siento segura", dijo una empleada.

El obispo Hilton compartió en las redes sociales fotos de los dos menores en el hospital tras el incidente. Según el religioso, la chica de 12 años sufrió una fractura de mandíbula y se rompió las costillas, pero el diario Cincinnati Enquirer informó que los emergentólogos que trabajaron en el lugar no reportaron lesiones más allá de los efectos del gas pimienta. La policía también dijo que las niñas fueron hospitalizados sólo por los efectos del spray.

Por su parte, el jefe de policía de Fairfield, Michael Dickey, defendió a los oficiales y afirmó que manejaron bien la situación. "Lo que querían hacer era calmar a todos", dijo. Además, la fuerza negó que el hecho tenga que ver con cuestiones raciales.

El alcalde Fairfield, Steve Miller, consideró que se trata de una "situación difícil", pero dijo que los agentes "hicieron un buen trabajo al mostrar moderación."

El año pasado, estallaron protestas en todo Estados Unidos después de que se conocieran casos de violencia policial contra afroamericanos, algunos de los cuales terminaron en muerte.

 ahd

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS