Se encuentra usted aquí

Estado Islámico busca ayuda del narco

Afganistán informó que el grupo busca utilizar la 'influencia' del narco en este país y aprovechar la 'localización estratégica' de la nación islámica para crear una amenaza para China, Rusia y los países de Asia Central
El presidente afgano, Ashraf Gani, confirmó que Afganistán se enfrenta a "un nuevo tipo de guerra" por parte de "terroristas extranjeros" leales a ese grupo (Foto: AP)
05/05/2015
11:50
Kabul
-A +A

El consejero de Seguridad Nacional de Afganistán, Hanif Atmar, advirtió hoy de que la presencia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el país responde al interés en obtener financiación para sus actividades a través del narcotráfico.

"Quieren utilizar el negocio de los narcóticos en Afganistán", afirmó Atmar en un discurso ante el Parlamento en Kabul, en un anuncio que llega dos semanas después del primer ataque reivindicado por el EI en suelo afgano, que causó 35 muertos y más de un centenar de heridos en el este del país.

El consejero aseguró que la formación busca utilizar su "influencia" en Afganistán y aprovechar la "localización estratégica" de la nación islámica para extender su actividad a otras zonas del continente.

"El EI quiere crear una amenaza para China, Rusia y los países de Asia Central, y convertir la región en una zona insegura", manifestó, a la vez que llamó a la unidad para enfrentar el problema con "esfuerzos conjuntos".

No obstante, destacó que las capacidades del Gobierno afgano en la lucha antiterrorista "han mejorado" y recordó que uno de los supuestos responsables del EI en el país, el mulá Abdul Rauf, murió en febrero en un ataque con dron en la provincia suroccidental de Helmand.

Ese fue, de acuerdo con el consejero de Seguridad, uno de los "pasos iniciales" de una estrategia desarrollada hace dos meses por el Ejecutivo para eliminar al grupo terrorista en su territorio.

Abdul Rauf, expreso de Guantánamo y supuesto segundo al mando del EI para Jorasan -antigua denominación árabe de la región afgana-, perdió la vida junto a otros insurgentes en el distrito Kajaki al ser interceptado por un dron cuando se desplazaba en un vehículo.

En cuanto el primer ataque del EI en el país, hace dos semanas, el presidente afgano, Ashraf Gani, confirmó inmediatamente después del mismo la autoría del grupo yihadista al advertir de que Afganistán se enfrenta a "un nuevo tipo de guerra" por parte de "terroristas extranjeros" leales a ese grupo.

La misión de la OTAN en Afganistán también confirmó la presencia del EI en el país asiático, pero especificó que por el momento no supone una amenaza seria para su seguridad.

Los talibanes, que hasta ahora se habían negado a pronunciarse a este respecto, acusaron este fin de semana en Catar al Estado Islámico de ser "un extraño" para las tradiciones afganas y los deseos de su gente, según un comunicado de la prestigiosa organización Pugwash, organizadora de la reunión que mantuvo el grupo con representantes del Alto Consejo de Paz de Afganistán.

ahd 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS