Loretta Sanchez, la hispana que quiere hacer historia

La congresista por California busca un escaño en el Senado estadounidense
Loretta Sanchez, al anunciar, junto a su madre (a la izquierda), el jueves pasado en Santa Ana, California, que competirá por un puesto en el Senado de Estados Unidos (MIKE BLAKE / REUTERS)
16/05/2015
06:05
J. Jaime Hernández / Corresponsal
-A +A

Washington

A sus 55 años, Loretta Sanchez, una mujer acostumbrada a luchar contracorriente, se dispone a hacer historia. La congresista demócrata por California anunció el jueves su candidatura al Senado de Estados Unidos.

En caso de ganar, sería la primera mujer de origen mexicano en ocupar un escaño senatorial, una proeza para quien ha surgido del tumultuoso condado de Orange, en California, donde la lucha de los inmigrantes indocumentados y las señas de identidad mexicanas se han convertido en maldición y bendición para quien aspira a conquistar un lugar en el Congreso de EU.

A favor de esta mujer de carácter independiente juega la demografía de una zona donde el voto hispano vale mucho. En su contra, la fuerza de su contendiente, la fiscal del estado de California, Kamala D. Harris, a quien el presidente Barack Obama describió como “una de las mujeres más atractivas” y quien cuenta con el respaldo del aparato partidista y los recursos que le garantizan una batalla de largo aliento.

A pesar de no tener el apoyo de un importante sector del Partido Demócrata en California, Loretta Sanchez ha decidido jugarse el todo por el todo con el apoyo de un electorado que la conoce por su lucha a favor de la comunidad migrante, particularmente en defensa de los hijos de inmigrantes indocumentados conocidos como Dreamers. “Mi familia ha vivido el sueño americano y quiero que todo el mundo lo viva independientemente de su raza o su origen nacional”, dijo el jueves, al anunciar sus aspiraciones.

Loretta, quien busca ocupar el escaño senatorial que Barbara Boxer dejará el año que entra, afirmó que su plataforma electoral tendrá como principal reclamo la defensa de una reforma migratoria amplia y justa y un plan con carácter urgente para rescatar a California de la sequía que amenaza a comunidades enteras.

“Mi mejor arma es mi experiencia”, aseguró Loretta. Con casi 20 años en la política, la demócrata ha pasado por el Congreso estatal de California y el Capitolio en Washington, donde se ha desempeñado como miembro de los comités de servicios armados y seguridad interna.

Hija de Ignacio, un maquinista que padece alzheimer en estado avanzado y María, una secretaria, quienes emigraron a EU en la década de los 50, Loretta Sanchez forma parte de una numerosa familia (tiene seis hermanos) que creció y se educó en sus primeros años en la ciudad de Lynwood, uno de los sectores más humildes y deprimidos en el sur de California.

Estudiante destacada, Loretta y su hermana Linda (también congresista demócrata y presidenta del caucus hispano en el Congreso), se convirtieron en los primeros miembros de su familia en acceder a una universidad. “Mi madre es la única madre en la historia de EU que envió a dos hijas al Congreso”, ha dicho Loretta, quien se especializó en Economía y trabajó en firmas como Booz Allen Hamilton y Fieldmann Rolapp.

Con su lucha por un escaño en el Senado, Loretta no sólo busca ascender. “Quiero que mi candidatura inspire a mujeres, jóvenes y minorías, y a todo el mundo, porque yo creo que cada persona puede ser un líder a su manera”, aseguró el jueves.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS