Vecinos denuncian pestilencia en zonas cercanas a presa Madín

Colonos de Fuentes de Satélite aseguran que el olor a huevo podrido, que inició hace 10 días, provoca náuseas y dolores de cabeza
(Foto: Archivo/El Universal)
01/06/2017
13:41
Rebeca Jiménez Jacinto
Atizapán de Zaragoza, Méx
-A +A

Un intenso olor a podrido se extiende por las mañanas en fraccionamientos aledaños a la presa Madín, como Fuentes de Satélite, parte baja de Zona Esmeralda e incluso en la zona de Lomas Verdes.

La peste inició hace 10 días y durante dos semanas el olor fue intenso y provocaba náuseas, especialmente en las mañanas, y va cesando antes del mediodía.

“Los vecinos hemos indagado con los operadores de la red de gas natural, en coladeras y alcantarillas y muchos coincidimos en que el olor emana de la presa Madín, donde ya nos acercamos y constatamos que la peste se incrementa con la apertura de las compuertas, señaló Adriana González, vecina de la zona.

La peste genera no sólo náuseas, dolor de cabeza y nos obliga a tener las puertas y ventanas cerradas e incluso a poner aromatizantes; es urgente que intervenga personal de Protección Civil del Estado de México, porque en esta zona confluyen los municipios de Naucalpan y Atizapán de Zaragoza, señalaron vecinos.

Es importante que autoridades federales, especialmente de la Comisión Nacional del Agua, certifiquen la calidad del agua de presa Madín que surte de agua potable a varios fraccionamientos de la zona entre ellos Fuentes de Satélite.

“Además nos preocupa que la presa Madín se haya convertido en un vaso receptor de drenajes de nuevos fraccionamientos de Zona Esmeralda, Lomas Verdes y del pueblo de Madín, por lo que es necesario que autoridades federales certifiquen que esto no suceda y garanticen la calidad del agua de esta cuenca”, apuntaron colonos de la Concordia y Lomas Verdes.

En tanto el olor a huevo podrido, es característico  del “sulfuro de hidrógeno, que se forma a partir de una reacción biológica en sistemas de desagüe o plantas de tratamiento de aguas residuales, donde realizan  una fermentación anaeróbica de materia orgánica presente en aguas residuales. “En una tubería si no hay oxígeno, los microorganismos se alimentan y producen sulfuro de hidrógeno, con un característico hedor a huevo podrido”, apuntó una vecina en la cuenta de colonos de Fuentes de Satélite.

 

pmba

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS