Colombiano en cruzada contra el hambre infantil llega a Ixtapaluca

Gonzalo de Jesús, de 59 años de edad, partió de Medellín en su silla de ruedas en noviembre del año pasado; busca reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto y con el empresario Carlos Slim
Foto: Emilio Fernández / EL UNIVERSAL
02/03/2017
14:06
Emilio Fernández
Ixtapaluca, Méx
-A +A

Con una idea firme partió de Medellín, Colombia, en noviembre pasado: evitar muertes de niños en el mundo por desnutrición.

En una silla de ruedas que él mismo adaptó ha recorrido parte de Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala y México.

"Yo partí en una travesía internacional humanitaria se llama cruzada mundial contra el hambre infantil, yo vengo atravesando los países centroamericanos hasta llegar a la Ciudad de México. La misión que yo traigo es una misión humanitaria mundial yo vengo haciendo una travesía, es muy dura, en verdad, esa travesía es muy dura pero yo lo hago con el corazón y con ese mismo corazón le pido a todas las personas que podamos ayudar a los niños del mundo a que no haya más muertes por desnutrición", contó Gonzalo de Jesús, de 59 años de edad.

Tiene problemas en las rodillas y no puede caminar, por lo que se vale de un vehículo de dos ruedas que mueve con sus manos para desplazarse. En los últimos tres meses ha atravesado, solo, parte del continente Americano.

Salió de su país natal con 150 dólares en la bolsa, que es poco dinero para el viaje que decidió emprender, pero en su larga travesía ha encontrado almas caritativas que le han brindado ayuda de manera desinteresada.

"Yo lo que hago es llevar el mensaje ante el mundo de apoyar a los niños, pero yo no estoy recaudando dinero, ni estoy recaudando comida para ellos porque eso sería una mentira muy grande y yo no quiero que haya malos entendidos, por ahí la persona que me da una moneda es para costearme el viaje, pero no porque yo se lo pida", aclaró.

En más de 90 días de travesía se ha enfrentado a muchas vicisitudes en los países por los que ha cruzado.

“Mi travesía en un comienzo fue muy dura pero le doy gracias al país de Guatemala, al país de México y de Costa Rica que es mejor donde me han tratado y al país de México, en especial darles mis agradecimientos por que me han abierto los brazos ha sido un recibimiento maravilloso en este país", narró.

Hizo una parada en el municipio mexiquense de Ixtapaluca donde pernoctó el miércoles. Desde muy temprano este jueves reinició el último tramo de su viaje hacia el Zócalo capitalino.

"Lo único que nos mencionaba es que ha tenido algunas dificultades con su alimentación por los diferentes estados que prueba, diferentes alimentos eso ha provocado algunas complicaciones, pero nada de gravedad", explicó Brian García, paramédico de Ixtapaluca, quien revisó su estado de salud.

Su periplo de casi 3 mil kilómetros culminará, en una primera etapa, en la capital del país donde espera reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto y con el hombre más rico del mundo, el empresario mexicano Carlos Slim.

"Yo espero hablar con el doctor Carlos Slim a ver si me puede recibir y si no con su yerno que es el gerente general de una de sus empresas", dijo.

Gonzalo de Jesús busca que las autoridades mexicanas o el empresario lo ayuden para viajar hasta Roma, Italia.

"Con la ayuda de Dios me estaría reuniendo con el papa Francisco, esa es la idea y también hacer un Giro de Italia en silla de ruedas, llevando el mensaje de apoyar a los niños en cualquier parte del mundo llamando a líderes del mundo, magnates y también voy a hacer 24 horas en Roma, allá sí voy a recoger alimentos para los niños refugiados del Medio Oriente", comentó.

Una vez que haya cumplido su misión Gonzalo de Jesús buscará recursos para operarse de las rodillas y poder caminar, pero eso por ahora no es prioritario para él.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS