Procesarán por doble feminicidio a franelero

Necesito confiar, no me queda de otra: madre de Karen; pide MP cinco meses para llevar a cabo las indagatorias
La juez concedió el 3 de julio próximo como fecha límite para el cierre de la investigación por los homicidios ocurridos en torno al gimnasio Curve (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
08/02/2017
01:14
Rebeca Jiménez Jacinto
Tlalnepantla, Méx.
-A +A

[email protected]

Fernando ex valet parking del gimnasio Curve fue vinculado a proceso como probable responsable del doble feminicidio de Karen y Adriana, con el agravante de que esta última era discapacitada.

La jueza Eufrosina Leticia Escalona Lara, en la audiencia celebrada en juzgados de Barrientos, señaló que el Ministerio Público aportó datos de prueba pertinentes y suficientes para determinar la vinculación a proceso de Fernando González García, como probable responsable del doble feminicidio de Karen Esquivel Espinoza de Los Monteros, joven universitaria de 19 años, y de Adriana Hernández de 52 años, el 22 de septiembre de 2016, en el domicilio de una de las víctimas ubicado a un costado del gimnasio para mujeres Curves.

El hallazgo de los cuerpos de ambas mujeres el 25 de septiembre, en maletas ubicadas en el domicilio de Fernando en la calle Necaxa en la colonia Presa Tejocote, fue determinante para la vinculación a proceso del presunto feminicida, el cual fue visto por sus vecinos cuando llevó y subió hasta su vivienda los pesados empaques.

El olor putrefacto que emanaba de la vivienda de Fernando llevó al propietario de la vecindad a pedir la presencia de la policía, que constató que de las dos maletas emanaba un charco de sangre y dentro de ellas había dos mujeres muertas.

Fernando fue visto cuando ingresó al domicilio de Adriana el 22 de septiembre, día que desaparecieron ambas mujeres, señaló la jueza, en el relato de hechos que la llevaron a determinar la vinculación a proceso al presunto feminicida.

La jueza argumentó que el doble homicidio se tipifica como feminicidio, al existir una relación de confianza entre Fernando, que llevaba trabajando siete años en el gimnasio, con las víctimas, Karen —que era su compañera de trabajo— y Adriana —vecina del lugar— quien además al ser discapacitada mental representa una agravante en lo que será el castigo.

De acuerdo con pruebas periciales, Karen mostraba huellas de ataque sexual y ambas tenían golpes múltiples en diversas partes del cuerpo, además de que la joven falleció por asfixia y la mujer de 52 años por traumatismo cráneo encefálico, de acuerdo a datos de médicos legistas.

Tras la vinculación a proceso, la Ministerio Público solicitó un periodo de cinco meses para la investigación, tiempo que le fue concedido por la juzgadora, para definir el 3 de julio 2017 como fecha límite para el cierre de la investigación.

Aún hay interrogantes. “Me siento agradecida de que este tipo está vinculado a proceso y más tranquila”, no hay duda de que Fernando, el detenido, es quien presuntamente atacó a Karen y Adriana, porque fue identificado por varios testigos, vecinos y compañeros de trabajo, apuntó Rebeca Espinosa de Los Monteros, al término de la audiencia.

Fernando apeló a su derecho a no declarar, ni siquiera cuando la jueza le preguntó si tenía algo que decir al ser vinculado a proceso. El detenido, en la cápsula de seguridad, todo el tiempo permaneció en silencio, con la mirada hacia el piso, evadiendo ver a la madre de Karen, al hermano de Adriana, así como a familiares y amigos de las víctimas, que llenaron la sala 12 de juicios orales de Barrientos.

En los cinco meses que solicitó la MP para llevar a cabo la investigación, deberá aclararse cuál fue el móvil de estos homicidios; si fue un solo homicida así como el sitio exacto donde murió Karen, porque había manchas hemáticas de ella en la habitación y almohada de la cama de Andrea; si la joven entró voluntariamente y viva a la casa de la vecina o tras una agresión en la cochera del gimnasio y porqué ni vecinos, clientes ni empleadores de ambos se dieron cuenta, esas son dudas que tendrá que resolver la indagación, señaló Rebeca, madre de la joven.

“Necesito confiar en esta investigación, no me queda de otra. Llevo intentando recuperar mi vida desde hace tiempo, de reconfigurar mi familia, por esta gran périda mi hijo y yo estamos en terapia”, admitió.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS