Se encuentra usted aquí

Lo extorsionan por supuesto robo

La “víctima” señala a José Luis de atraco con violencia, delito que no cometió
El joven, de 27 años, lleva 10 trabajando en una marmolería. El 29 de julio lo detuvieron mientras iba a entregar productos de belleza que vende su esposa (REBECA JIMÉNEZ. EL UNIVERSAL)
11/08/2015
01:18
Rebeca Jiménez Jacinto
-A +A

[email protected]

Naucalpan, Méx.— José Luis Serapio Leyva trabaja desde hace una década como marmolero, empleo al que retornó luego de ocho días en los que estuvo detenido en el Centro de Justicia de Naucalpan y encarcelado en el penal de Barrientos por un delito que una juez determinó no cometió; no obstante, ahora es extorsionado por una presunta víctima que le exige 120 mil pesos a cambio de retirar su denuncia.

El 29 de julio pasado “fui a entregar unos productos de Avón a una clienta de mi esposa a la colonia 10 de Abril, cuando policías estatales me pidieron los documentos de mi moto y me tomaron una fotografía, tras lo cual me detuvieron, después supe que me acusaban de robo con violencia”, afirmó con impotencia José Luis.

El joven de 27 años de edad trabaja desde hace casi 10 en una marmolería en Naucalpan, donde Brenda Hernández, una de sus jefes, señaló que es un trabajador responsable.

“Cuando me detuvieron los tripulantes de la patrulla estatal 5049 me sacaron mi licencia y en camino al Ministerio Público me pedían que les diera algo, pero como yo no cometí ningún delito me negué a darles dinero”.

Ya en el lugar, José Luis fue acusado de robo con violencia en contra de una persona que caminaba en calzada de Las Armas, a varias cuadras de distancia del sitio donde fue detenido

La abogada Leticia Olvera logró reunir pruebas y presentar apoyada de un perito una planimetría criminal, con la que comprobaron que José Luis no estaba en el lugar, ni en el espacio a la hora en que le imputaban el robo.

De forma casi simultánea, agentes del MP de Naucalpan le imputaron responsabilidad en otro robo con violencia cometido el 27 de julio contra un presunto empresario que para desistir de su acusación exige 120 mil pesos, en la que tampoco hubo flagrancia, indicó Olvera. Luis regresó a trabajar; sus familiares, vendiendo lo que pudieron, reunieron 60 mil pesos que le dieron a la presunta víctima para que desista de la acusación de robo con violencia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS