Se encuentra usted aquí

2

Madrileños protestan en embajada

Los manifestantes pidieron justicia para el fotoperiodista y sus compañeras. Exigieron al estado mexicano no dar “carpetazo” a la investigación (ESPECIAL)
06/08/2015
00:02
Ana Anabitarte / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Madrid.— Medio centenar de personas protagonizaron ayer una manifestación frente a la sede de la embajada de México en Madrid, en protesta por los recientes asesinatos ocurridos en México. Convocados por la organización Yo soy 132 Madrid, decenas de ciudadanos mexicanos pero también españoles, algunos de ellos vestidos de negro y muchos con los ojos llorosos, llenaron la puerta de la sede de la embajada, situada en la céntrica Carrera de San Jerónimo (frente al Congreso de los Diputados) y que encabeza Roberta Lajous, portando fotografías de los cinco jóvenes asesinados en la colonia Narvarte: el fotoperiodista de la revista Proceso, Rubén Espinosa, así como Nadia Vera, Yesenia, Nicole y Alejandra. La mayoría de ellos lucían crespones negros y todos portaban margaritas blancas que depositaron en el suelo junto a las imágenes de los fallecidos.

“Estamos aquí nuevamente con dolor y rabia, indignados y reclamando justicia”, leyó un vocero de la plataforma durante la concentración, mientras a su alrededor algunos jóvenes sujetaban pancartas con el lema “Justicia para todos”.

“Esta vez la muerte viene de Veracruz, un estado que es el reflejo de un país que sólo está detrás de Irak y Afganistán en cuanto a la cantidad de muertes civiles entre 2007 y 2014 sin estar en estado de guerra”, añadió. Y recordó a continuación que dicho estado es el más peligroso de México para ser periodista y donde “15 de ellos han sido asesinados bajo el gobierno de Javier Duarte, abierto admirador de Francisco Franco (dictador que gobernó España durante 40 años). El 31 de julio Duarte cumplió su amenaza de sacudir el árbol y Nadia, Yesenia, Alejandra, Nicole y Rubén aparecieron con un tiro de gracia”, denunció.

De uno de ellos, el fotoperiodista Rubén Espinosa, recordó que nunca cubrió “la nota roja ni al narco lo que hace imposible la versión de que fue un ajuste de cuentas del crimen organizado”, dijo. “Tampoco fue un crimen pasional sino abiertamente político dado que desde hacía meses venía denunciando públicamente el asedio contra los periodistas y contra él por parte del gobierno de Veracruz y se había mudado al DF temiendo por su vida”, denunció.

A continuación exigió justicia para Rubén y las cuatro mujeres asesinadas. “Exigimos que las investigaciones lleguen hasta sus últimas consecuencias, que no se busque dar carpetazo como con Ayotzinapa, los asesinados de Ostula, Tlatlaya y la larga lista de desaparecidos y asesinados en México”. Por último mandó un mensaje al gobernador de Veracruz, Javier Duarte y al Gobierno mexicano que encabeza Enrique Peña Nieto: “No nos vamos a portar bien, vamos a desobedecer, vamos a cambiar este país desde sus cimientos”, concluyó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS