Se encuentra usted aquí

Detiene SSPDF a "dealer" colombiano

Lo atraparon antes de que asesinara a un joven por una deuda de drogas
30/07/2015
00:42
Arturo Ortiz Mayén
-A +A

[email protected]

El colombiano José Arley Perdomo García llegó hace un mes al Distrito Federal con la promesa de ganar hasta cinco mil pesos a la semana vendiendo cocaína, en distintos puntos de la ciudad, pero fue detenido el fin de semana pasado antes de balear a una familia.

Desertó de la Armada Nacional, a la que pertenecía, y dejó en Bogotá a su esposa y a su hija menor de edad. A su arribo, como turista, a la ciudad de México, se hospedó en un hotel de la colonia Morelos y esperó órdenes.

Aparentemente, la persona que lo contactó en Bogotá, Colombia, fue durante algunos días su guía en el Distrito Federal.

Con este sujeto acudía a cobrar las deudas que tenían con ellos, por la droga que les habían surtido.

El fin de semana pasado Perdomo García, de 26 años de edad, recibió la orden de balear a los familiares de un joven que vivía en la colonia Estanzuela, en la delegación Gustavo A. Madero, y quien tenía un adeudo.

Lo llevaron hasta el sitio donde vivían sus víctimas y durante dos días estuvieron vigilando el lugar.

Recorrieron la zona en una motoneta y en un taxi, observaron los movimientos de la familia del joven, al que identificaba como Iván.

La noche del viernes pasado, antes de salir del hotel en el que se encontraba hospedado en la colonia Morelos, José Arley se colocó en la cintura una pistola Pietro Beretta calibre 380 con 14 cartuchos útiles y escribió en una cartulina blanca una leyenda que le habían dictado, en la cual amenazaba al chico por la deuda que tenía.

Después, Perdomo García guardó en la bolsa de su pantalón una memoria USB, en la cual traía fotos de su familia y de su paso por las Fuerzas Armadas de Colombia. Posteriormente salió con la instrucción de dirigirse a la colonia La Estanzuela. En el cruce de las calles Artes e Industrial se sentó a esperar.

Tras permanecer más de una hora en el mismo sitio, vecinos del lugar notaron que no era de conocido de la zona y llamaron a una patrulla para que verificara qué hacía ese hombre que se encontraba con la capucha de la sudadera puesta.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal llegaron en minutos a bordo de dos motocicletas. José Arley Perdomo García intentó sacar el arma que llevaba para agredir a los uniformados, pero éstos lograron desarmarlo y someterlo.

En la revisión, los policías le encontraron el arma, la cartulina que tenía escrito el mensaje intimidatorio y la USB donde llevaba sus recuerdos. Cuando estaba en la patrulla, antes de ser presentado ante el Ministerio Público de la Agencia Central de Investigación, el colombiano decidió contar su historia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS