Se encuentra usted aquí

1

"Quiero llevar la fiesta en paz"

La bancada de Morena en ALDF será clave para la gobernabilidad
Desde su oficina ubicada en la calle de General Primm, el abanderado de Morena y virtual jefe delegacional de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, declaró a EL UNIVERSAL que busca “crear una nueva cultura política” en la demarcación
09/06/2015
04:00
Joel Ruiz
México, DF
-A +A

[email protected]

A unas horas de ganar en las urnas la delegación Cuauhtémoc —donde Morena aplicó carro completo—, Ricardo Monreal refleja cansancio en el rostro, pero al mismo tiempo se muestra contento y dispuesto a iniciar su nueva gestión, que como asegura, lo catapultará para competir por la jefatura de Gobierno en 2018.

Sin tapujos, el zacatecano devela sus intenciones políticas a largo plazo, en las que incluye a Andrés Manuel López Obrador, quien dice que por tercera ocasión peleará la presidencia.

“Nunca he engañado, incluso en la campaña con los electores, cuando me preguntaban si yo iba a durar los tres años les dije que no, que iniciaba desde el primer día la búsqueda de cumplir los compromisos, voy a cumplir con lo que ofrecía en la delegación Cuauhtémoc, voy a someterme a una revocación de mandato a los 18 meses y luego si la gente opina que hemos cambiado las cosas en la delegación Cuauhtémoc, voy a buscar la jefatura de Gobierno en 2018”, asegura el ex senador.

¿Ya está clara y trazada la ruta?

Sí. La ruta está muy clara y además no engaño, tengo las cartas abiertas desde hace varios meses. No me gusta de ninguna manera ‘jugar al tapado’. Me gusta ser franco y abierto en mis cosas.

Durante su plática con EL UNIVERSAL, Ricardo Monreal está cómodo en un sillón de piel negra que forma parte de la sala de su oficina ubicada en la calle de General Primm, donde decenas de personas van y vienen sonrientes tras la victoria. Algunos de sus colaboradores hacen antesala para saludarlo o darle los últimos detalles de los resultados, así como datos de la delegación que gobernará a partir del 1 de octubre próximo.

La agenda

Sobre sus planes para la demarcación, afirma que solamente buscará crear una nueva cultura política y que con Alejandra Barrios, dirigente de comerciantes ambulantes y su contrincante en las pasadas elecciones, va a ser respetuoso, pero afirma que no tendrá ni un solo privilegio. Incluso asegura que les quitará el cobro de cuotas por la renta de espacios y creará un fideicomiso público para con esos recursos construir plazas en el futuro.

Adelanta que no habrá un solo permiso para abrir giros negros y que dará impulso a los establecimientos culturales, como teatros, cafeterías, bibliotecas y galerías de arte.

Sin embargo, al preguntarle sobre la relación que tendrá con el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, se acomoda en el sillón, reflexiona y piensa bien las respuestas. Las da pausadamente.

“Miguel Ángel Mancera actuó como un demócrata y voy a tener una relación de respeto con él”.

¿También con el secretario de Gobierno (Héctor Serrano)?, porque lo señaló y acusó de espionaje...

No tengo ningún problema… Yo voy a trabajar con el jefe de Gobierno y con quien él decida. No hay un asunto personal con el secretario de Gobierno, no es un asunto de carácter directo, sino institucional y si el jefe de Gobierno designa al secretario, voy a trabajar. Ahora le doy vuelta a la página, voy a trabajar de manera institucional, quiero llevar la fiesta en paz.

Trabajo coordinado

Aclara que la misma postura la va a tener con el gobierno federal, que necesita para resolver problemas que agobian a la Cuauhtémoc como el narcomenudeo, la inseguridad, la falta de iluminación, entre muchos otros.

Si bien el ex diputado federal se centrará en la demarcación política que ganó con casi siete puntos de ventaja, sabe el papel que jugará en los próximos dos años y medio de gestión, además de la interlocución que tendrá con la Asamblea Legislativa del DF.

¿Cómo se vislumbra la ALDF?

Morena va a ser clave para gobernar; planteo que haya un ejercicio responsable de acuerdos mínimos con el gobierno de Miguel Ángel Mancera una vez que concluya toda la etapa post-electoral. Será la primera fuerza política de la ciudad y obviamente tendremos que llegar a a acuerdos políticos por el bien de la ciudad. Yo creo que se pueden hacer.

Contra la corrupción

Uno de los temas que dice preocuparle de la nueva encomienda es cómo le van a dejar la delegación, aunque se adelanta al señalar que seguramente se va a “encontrar un tiradero, arcas vacías, saqueo de recursos públicos, una nómina abultada con muchos ‘aviadores’ y trabajadores basíficados a priori, porque de más de 70% del presupuesto —que es de dos mil 500 millones de pesos—, casi 80% se va en salarios, en nómina”.

¿Lo van a dejar gobernar?, porque al final del camino la estructura es lo que opera ahí, con los trabajadores de base...

A los trabajadores honestos los voy a mantener, no voy a correr a nadie de trabajadores de base y sindicalizados. Voy a hacer un nuevo pacto con ellos, para atender la gente y mejorar los servicios. Pero a todos los ‘aviadores’, los que andaban de operadores políticos, todos ellos tienen que salir, no voy a dejar a nadie.

Sé lo que tengo que hacer y voy a resistir, aún cuando sé los intereses a los que me voy a enfrentar.

¿Qué va a pasar con Alejandro Fernández, con Muñoz Soria y todo ese equipo?

Voy a actuar con responsabilidad…

¿Va a proceder en caso de encontrar alguna irreguralidad?

Sí… Los primeros actos que voy a hacer será ordenar una auditoría amplia de estos últimos años y sin incurrir en una ‘cacería de brujas’, que esa no es la intención, no lo haría, pero sí voy a cumplir con la ley. Si hay responsabilidades civiles o penales que les resulten después de las auditorias no me va a temblar la mano, tengo que proceder, tenemos que tomar decisiones ejemplares para que no se vean tentados los que vienen a saquear al erario, a apoderarse de él como si fuera una chequera personal.

“La elección más dificíl”

Retoma que su mayor aporte en la delegación será la de crear una nueva cultura política, en la que se establezcan parámetros de operación y de actuación del servidor público, porque para ello participó en lo que afirmó ser la “elección más difícil que haya enfrentado en la vida pública”.

¿Morena se esperaba este resultado en toda la ciudad?

Yo creo que la disputa de Morena fue en todas las delegaciones, pero fue muy fuerte desde un principio y por lo emblemáticos Iztapalapa y Cuauhtémoc. Incluso con Clara (Brugada) vi encuestas con 16%; para mí me resulta inaudito que haya perdido. Yo creo que estaba más fuerte que Cuauhtémoc. Aquí logramos resistir. Yo tengo mis dudas de lo que pasó en Iztapalapa, pero sí resultó una agradable sorpresa Tláhuac, Xochimilco, Azcapotzalco. En Tlalpan yo veía que venía bien Claudia Sheinbaum, pero también me causó mucha sorpresa que en GAM están a menos de un punto, que en Coyoacán a menos de un punto y que en Iztacalco apenas dos puntos.

Incluso en las delegaciones donde se tiene el triunfo fueron cerradas, ¿Cómo se explica esa situación?

Tiene que ver con varios factores. La presencia de Andrés (Manuel López Obrador) es muy fuerte, yo creo que es un factor importantísimo y que se logró transferir. La gente votaba por el PRD, por Andrés... y el PRD no lo aceptó. Yo no minimizo el efecto de Andrés, es más, creo que es clave para los que obtuvimos el triunfo. Trabajamos fuerte y el alejamiento del PRD de las bases sociales, la corrupción, el mal trabajo, el deterioro y el abandono de las delegaciones... creo que todo eso contribuyó a que la gente buscara una alternancia dentro de la izquierda.

¿No es más radical esta alternancia? ¿cómo a veces se cuestiona?

No, se critica que es radical y populista, ¡no! y van a verlo... Andrés nunca fue radical en el ejercicio de gobierno, nosotros hemos gobernado entidades federativas y no hemos sido ni populistas ni radicales. Vamos a actuar con responsabilidad y con seriedad.

Mantente al día con el boletín de El Universal