Arranca segunda etapa de rehabilitación de la Línea 12

Cambiarán balasto, durmientes y rieles en el tramo elevado, informó la Sobse
En las vías del Metro trabajan alrededor de 25 hombres para remover el balasto; una máquina excavadora ayuda a levantar el material que con pala no es posible. Foto: Alejandro Acosta
05/06/2015
02:00
Eduardo Hernández
-A +A

El Secretario de Obras y Servicios de la ciudad de México (Sobse), Edgar Tungüí dio a conocer el inicio de la segunda etapa de la rehabilitación de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

En esta etapa se realizarán tres acciones: la sustitución de balasto, el cambio de durmientes y rieles.

Esta semana dio inicio la sustitución de 19 mil 500 metros cuadrados de balasto, en cerca de seis kilómetros del viaducto elevado.

“Se hará la sustitución de elementos de vía en los seis kilómetros de tramos rectos y con curvas mayores a 550 metros de radio en el viaducto elevado, donde se sustituirán cada día, aproximadamente, 150 metros cúbicos de balasto, equivalentes a 120 metros lineales”, comentó el secretario.

El balasto con el que se sustituirá tiene mayor tamaño, es de material basáltico, con lo que buscan haya un mejor soporte y que absorba las cargas del tren, según la dependencia.

En un recorrido por la conocida Línea Dorada, entre las estaciones Olivos y Nopalera, el funcionario señaló que la primera etapa de esta labor concluyó el pasado 1 de junio, donde se realizaron labores que no requirieron suministros del extranjero, como son la inspección de las soldaduras, el esmerilado y renovación de las mismas.

“La función de las soldaduras aluminotérmicas es unir correctamente los tramos de riel; el esmerilado permite que la soldadura tenga la geometría idónea para que la rueda se inscriba de manera adecuada sobre el riel. La inspección con ultrasonido garantiza que ambas actividades en las soldaduras se realizaron adecuadamente” explicó.

Entre las vías del metro, alrededor de 25 hombres levantan el balasto que será removido, una máquina excavadora ayuda a levantar lo que una pala no puede; cuando los durmientes quedan al descubierto, tres plataformas llegan para transportar el balasto hacia los talleres de Tláhuac.

Para el cambio de rieles y durmientes se importó el material desde España y Francia, respectivamente. Se espera que para agosto concluya la llegada de 29 mil durmientes y de mil 300 toneladas de rieles.

“En los talleres de Tláhuac ya se encuentran también 200 toneladas de riel UIC 60 (183 rieles de 18 metros); mientras que en Francia ya se fabricaron los primeros 3 mil durmientes, que serán embarcados en los próximos días”, reveló el funcionario.

Según la Sobse, en los meses de abril y mayo llegó maquinaria de España, entre la que se encuentran: dos balasteras, cuatro plataformas, equipo topográfico, dos vehículos que permiten el desplazamiento de las balasteras sin dañar la vía, una retroexcavadora y una locomotora.

Antes de llegar al punto final se pueden observar las dos balasteras colocando las rocas, un gran equipo limpia los rieles mientras éstas caen a la vía, evitando que se dañen; dichos trabajos se realizan en jornadas de 24 horas ininterrumpidas, donde laboran 110 personas divididas en dos turnos.

Al concluir el recorrido, Tungüí dijo que estas obras mejorarán el funcionamiento de la Línea 12; por ejemplo, el banco de balasto asegura que tendrá una vida de 25 años, a diferencia del anterior, que sólo duró año y medio.

El avance global de la rehabilitación de la Línea Dorada, la cual está coordinada entre la Sobse y el STC Metro, es de 42%, aunque se espera que en noviembre próximo sea entregada la obra completamente, para que se hagan las pruebas correspondientes.

Por último, Edgar Tungüí comentó que la dependencia está analizando la situación del viejo balasto, así como de los rieles y los durmientes, mismos que por el momento se encuentran en un patio de los talleres de Tláhuac.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS