'Se van a morir', escuchó policía agredido en protesta

Luego de la marcha que se realizó el martes pasado por los 43 normalistas de Ayotzinapa, un grupo de encapuchados quemó propaganda política, por lo que se inició un enfrentamiento con el grupo de granaderos
Fernando Ramírez / EL UNIVERSAL
29/05/2015
17:03
Fanny Ruiz-Palacios
Ciudad de México
-A +A

Mientras su mano y pie ardían entre las llamas iniciadas a la altura del Hemiciclo a Juárez, los manifestantes "gritaban ¡... puercos!, ¡se van a morir!", recuerda Álvaro Sánchez, titular del Agrupamiento de Granaderos, con indicativo Neptuno.

Luego de la marcha que se realizó el martes pasado a ocho meses de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, un grupo de encapuchados quemó propaganda política sobre la avenida. Al ver esta acción, granaderos replegaron al grupo y se inició un enfrentamiento.

"Era una marcha que se desarrolló en diferentes puntos de la ciudad, fue una marcha atípica donde un grupo de personas antagónicas queman la propaganda", mencionó el jefe Neptuno en entrevista con EL UNIVERSAL.

Al notar la fogata en medio de la vialidad, el uniformado se acercó al grupo de inconformes: " les dije que ponían en riesgo su integridad física, pero me agredieron verbalmente y físicamente. Nos arrojaron gasolina y varias bombas molotov, una de ellas dirigida a mi persona".

Mientras Álvaro intentaba apagar toda la propaganda incendiada, seguía recibiendo toda clase de insultos. Llegó un momento en que "subió el nivel de violencia a tal grado que empiezan a arrojar gasolina y cócteles molotov. Mientras las aventaban nos amenazaban y gritaban: ¡pinches puercos!, ¡se van a morir!, ¡se los va a cargar su puta madre!".

El jefe de los Granaderos fue el último en salir del lugar en caos, por lo que fue herido por una bomba de fabricación casera: "Prendió en el suelo y me quemó el pie derecho. El fuego me envolvió, por lo que me coloqué en una posición táctica para que no me quemara la cara, ni absorber el humo por vías respiratorias. Me protegí con el casco y cuando era menos el fuego fue cuando me empecé a apagar y pude librarme de las llamas. Me causaron quemaduras de primer y segundo grado en el pie derecho y mano derecha".

Sánchez aseguró que la gasolina la lanzaron directamente a los policías para dañarlos y no a la propaganda, "en ese instante lo primero que pensé fue mantener la calma".

Al llegar al hospital, los médicos atendieron al elemento, a quien diagnosticaron con quemaduras de primero y segundo grado, "son las más dolorosas y me dijeron que tardan en sanar más de 15 días y no más de 60".

Álvaro indicó que este tipo de agresiones las controlan "con la practica que desarrollamos, hay tácticas reales de agresiones a elementos, uno está capacitado. Como policía no se puede resolver cualquier situación a golpes. Aún cuando nos estén agrediendo tenemos que salvaguardar la integridad física del agresor".

A consideración del mando, el uniforme que utilizó lo ayudó para que sus lesiones no fueran mayores, "si hubiera sido de una tela sintética no estaría ahorita platicando".

" Puedo señalar a mi agresor"

Aunque algunos de los sujetos que encabezaron la agresión estaban cubiertos del rostro, "al momento en que nos agredieron no estaban embozados, yo creo que en los vídeos se pueden ver los rostros de los agresores", dijo Álvaro Sánchez.

Agregó que él pudo ver a la persona que le arrojó gasolina y una bomba molotov, por lo que "si lo tuviera de frente o en una fotografía lo puedo señalar".

Sin embargo, las autoridades que investigan el ilícito aún no le han pedido al jefe Neptuno que identifique a su agresor.

"Respetamos su mentalidad"

Aunque no justifica las agresiones que recibió, junto con otros de sus compañeros, el policía dijo que respeta la libertad de expresión.

"Su forma de expresar sus inconformidades con el gobierno es agrediendo a la policía. Yo no puedo cambiar eso, lo que sí puedo cambiar es que mi policía esté preparada para que salgan menos lesionados. Yo no valido su forma de expresión, ellos se expresan así porque es su forma. La policía está preparada para salvaguardar la integridad física de cualquier persona, ya sea un manifestante, del más tranquilo al más agresivo. Lo primordial y conforme a protocolo es preservarle sus derechos humanos. Si ellos se comportan así es por su mentalidad", expresó.

Sánchez recordó que hay protocolos, un código penal y "los policías estamos capacitados, para no agredir a los manifestantes. Lo principal del policía es salvaguardar la integridad física de los manifestantes y los habitantes de esta gran ciudad".

Tras lo ocurrido, el jefe Neptuno se encuentra en observación, "yo creo que el lunes a primera hora ya estoy trabajando".

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS