Se encuentra usted aquí

"Nos salvamos de milagro"

Mariana debía estar en su local en la Central de Abasto a las 7:30 horas, pero se retrasó por media hora, por lo que llegó cuando el fuego estaba controlado
Armando Martínez / EL GRÁFICO
08/04/2015
11:10
-A +A

Por: David Fuentes

Como todas las mañanas Mariana debía estar en su local en la Central de Abasto para subir las cortinas en punto de las 7:30 horas, para su buena fortuna una de sus hijas, de ocho años de edad, amaneció con temperatura y la salida de casa se retrasó por media hora, mientras preparaba un medicamento para la pequeña, recibió una llamada telefónica donde se le alertó del incendio en su local, pudo llegar una hora después ya cuando el fuego estaba controlado.

“De milagro nos salvamos mis hijas y yo, porque ahora en vacaciones dese temprano abrimos el negocio, que es el sustento de la familia, pero una de mis nenas amaneció mal y no llegamos como todos los días. Eso evitó una tragedia, porque no me imagino con mis hijas entre las llamas.

“Uno de mis empleados fue el que me avisó del incendio y cuando vi las imágenes en tele me asusté mucho; para ese momento no podíamos hacer nada más que esperar que ninguno de mis empleados se lastimara”, explicó la mujer, quien no quiso ser fotografiada por temor a una extorsión posterior, pues ya ha sido víctima de este delito.

El local de Mariana está en el corredor cuatro, justo donde inició el siniestro, por lo que en cuestión de minutos el inmueble quedó reducido a cenizas. La mercancía —entre flores, macetas y adornos de plástico— ayudó a que el fuego se fuera extendiendo de local en local sin que los empleados que observaron cuando todo empezó,pudieran hacer algo para impedirlo, pues no cuentan con la capacitación adecuada y aparentemente ni con extintores en el lugar.

“Según lo que me dijeron, antes que vieran fuego olieron a plástico quemado, pero entre el ajetreo de abrir y todo eso no le hicieron mucho caso, hasta que vieron el humo, pero para cuando eso pasó ya había fuego y no pudieron hacer nada. Lo que de inmediato hicieron fue hablarle a los bomberos, me dicen que llegaron muy rápido.

“En el local trabajan cuatro personas y todos los días llego a abrir, ahora por una cuestión del destino no llegamos. A los muchachos tampoco les paso nada, en cuanto me avisaron les dije que hablaran a los bomberos y que dejaran que ellos se ocuparan, como sea lo material va y viene, pero una vida es más complicada de reponer”, explicó.

La empresaria indica que la mayoría de los locales cuentan con un seguro que, en teoría, debería cubrir este tipo de siniestros; ahora asegura, deberá dialogar con las autoridades capitalinas para acordar dónde los ubicaran momentáneamente para seguir con la venta diaria.

“Tenemos todo en regla. Hay que esperar qué dice el peritaje y debemos empezar a hacer el tramite para el seguro, no sabemos cuánto se vayan a tardar o cual es el proceso porque no había pasado un accidente similar.

“Tampoco sabemos si Mancera o alguien del gobierno nos va ayudar o cómo será este proceso, pero confiamos en que nos respalden para volver a empezar porque perdimos todo lo que teníamos en la bodega, sería empezar de nuevo”, concluyó la mujer, quien aún no daba crédito a lo que le había ocurrido.

En este sentido, el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, dio a conocer que los 108 locatarios afectados por el siniestro serán reubicados de inmediato.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS