Marchas y plantones asfixian a la CDMX

Miles de campesinos, ambulantes y estudiantes se manifiestan; montones de basura y olores fétidos inundan la capital
Trabajadores del campo procedentes de diferentes estados instalaron carpas y anafres en las calles, lo que impidió el libre tránsito de peatones y automovilistas en la capital del país (ALONSO ROMERO. EL UNIVERSAL)
10/08/2017
01:14
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

Envases de refresco, de cervezas, platos desechables, pañales sucios, residuos de comida y los malos olores han aumentado en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación, luego del plantón que realizan desde el martes pasado los integrantes del Frente Auténtico del Campo.

Campesinos de diferentes estados de la República pernoctaron sobre avenida Bucareli esperando tener una reunión con las autoridades federales y acordar apoyo al sector agropecuario, que se aumenten los programas sociales y que México salga del Tratado de Libre Comercio en el sector agropecuario.

El día de su arribo, los trabajadores del campo intentaron llegar al primer cuadro de la capital; sin embargo, policías capitalinos les impidieron el paso, por lo que decidieron quedarse en las inmediaciones del Palacio de Cobián, donde establecieron un plantón.

Carpas, lonas, anafres, mesas y sillas se colocaron para que pudieran dormir y preparar la cena de los miles de manifestantes que arribaron a la capital; en Paseo de la Reforma de Eje 1 Norte a avenida Hidalgo los camiones estacionados estaban a la espera de alguna instrucción.

Sobre Bucareli y en las calles aledañas, decenas de camiones y personas descansaban, otras más preparaban los alimentos para más de 4 mil personas; sin embargo, la zona se volvió en un foco de basura, pues los miles de asistentes tiraban sus residuos al piso, otros más los recogían y los llevaban a los contenedores, aunque la basura se acumuló.

En la calle José María Morelos, en las esquinas de Bucareli y Abraham González, los montones de basura se acumulaban y cada que pasaba un contingente el montón aumentaba. Sobre esa calle también fueron colocados una docena de baños portátiles; pero el mal olor generó que los visitantes y personas que trabajan en la zona buscaran otra ruta.

Caos en el Centro. Ayer se registraron otras marchas en la Ciudad de México, desde las 9:00 horas comerciantes informales de la zona de Tepito se dirigieron desde distintos puntos al primer cuadro de la capital para exigir que se les permita vender en las inmediaciones.

Los inconformes partieron del Ángel de la Independencia, de la calle Liverpool y de la Glorieta de Peralvillo, quienes avanzaron hacia el centro de la ciudad y se reunieron en la avenida Paseo de la Reforma frente a la Torre del Caballito.

“Queremos trabajar”, “trabajar no es un delito”, gritaban los más de 3 mil 500 inconformes, quienes exigieron legalidad y seguridad jurídica para los comerciantes que trabajan en vía pública, además de que concluyan los operativos en Eje 1 Norte.

Se suman estudiantes. Más tarde, 150 jóvenes, aproximadamente, que presentaron su examen para bachillerato y no se quedaron, integrantes del Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior (MAES) marcharon a las inmediaciones de la Secretaría de Educación Pública (SEP), para exigir un lugar en una escuela de nivel medio superior.

Los manifestantes se desplazaron por Paseo de la Reforma, avenida Juárez, Eje Central Lázaro Cárdenas, hasta arribar a las oficinas de la SEP.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS