“Atacan el comercio para acallar la inseguridad”: Alejandra Barrios

Gobierno mantiene ilegalidad para hacer “tranzas y robar”, dice; exige cesar la criminalización contra los vendedores populares
Alejandra Barrios Richard Presidenta de la Asociación Legítima Cívica Comercial A.C (IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL)
01/08/2017
02:25
Diana Villavicencio
-A +A

[email protected]

Alejandra Barrios Richard, presidenta de la Asociación Legítima Cívica Comercial A.C., advierte que no se siente dueña de la Ciudad de México, aunque reconoce que es una mujer empoderada dentro y fuera del Centro Histórico.

Asegura que sigue vigente en la lucha, en la que lleva 46 años, y que no quitará el renglón para lograr la regulación del comercio popular.

Responsabiliza al Gobierno de la Ciudad y a la Asamblea Legislativa de intentar dejar esta norma en el cajón, escondida para que todo siga ilegal y poder hacer “sus tranzas y raterías”.

“Generamos más que los empresarios, alrededor del 20% del PIB, y eso no nos los reconocen. El día que no exista el comercio popular, pobre Ciudad… Se acaba, se va el dinerito quién sabe a dónde. Hay fugas de dinero. Entonces, deben de respetarnos, deben de sacar la ley, apoyar a los mexicanos”, dice.

Flanqueada por deidades como San Miguel Arcángel, desde su centro de control en la calle de Tacuba, la también priísta exige, a través de EL UNIVERSAL, que cese la marginación y la criminalización en contra de los informales que, para acallar el grave problema de inseguridad que se vive en la capital, son perseguidos, golpeados, saqueados y tratados como delincuentes, cuando la mafia está libre.

Sin temor, habla de la presencia de cárteles como la Unión de Tepito y la Familia Michoacana, por quienes muchas veces los informales tienen que abandonar su “lugarcito”.

Lamenta que las leyes en la capital no sean respetadas, pues a su consideración las autoridades “se las pasan por el Arco del Triunfo”.

“Van a llegar funcionarios donde buscan sus poderíos, que ni los conocemos ni sabemos qué madre los parió, y ahí es donde vienen las pinches broncas contra nosotros, y nos tenemos que defender. A lo mejor me muero en esta lucha, porque la verdad yo ni veo pies para atrás ni para adelante que resuelvan. Estoy muy enojada”, agrega.

Barrios sale en defensa de sus ocho hijos, 28 nietos y 24 bisnietos. Para ella todos son uno, incluso, señala estar segura de que el día en que ella deje de existir, estarán preparados para defender la Asociación Legítima.

Ve natural que cada uno de sus hijos hayan buscado aliarse a un partido político distinto del que siempre se ha sentido orgullosa y, con una sonrisa, se dice: “No puedo obligarlos a que pertenezcan a uno en particular, ya son mayores de edad, ellos deben ser libres y ayudar a su gente socialmente”.

¿El gobierno capitalino los criminaliza por esto de la inseguridad?

Sí. Ah, pero hay te va otra, llegan las elecciones y paz y tranquilidad en todas las zonas, ya no se meten los policías con nosotros. A ver, a ver, hay votaciones, tranquilos, no hagan nada, no le peguen a nadie, eso es lo que pasa. Cuando pasen las elecciones. Madrina a todo el mundo, porque a eso se dedican esos desgraciados.

Hemos visto una serie de operativos en las plazas, sobre todo en Eje Central, ¿qué está pasando?

Llegaron a Plaza Victoria y a otras plazas donde hay delincuencia, porque sí la hay, hay que reconocer. Han estado entrando a todas las plazas del Eje, a la mayoría donde dicen venden los celulares robados y donde hay legalidad también. Acarrearon con todo y se llevaron toda la mercancía, mandan comandantillos que dicen: “Saquen esto, rompan esto, róbense las vitrinas, róbense todo lo que encuentren aquí, rompan las cortinas”.

¿Qué está pasando? Tú Alejandra, por decir algo, o tu líder, cualquiera que mueve el comercio popular nos consideran estúpidos e incompetentes. Van a tu plaza y te destruyen todo y se lo dan a la autoridad, a la policía, esa que se presta a esas mañas, rateros, sin vergüenzas y golpeadores.

Y, según ellos, dicen que se llevaron siete mil celulares, porque entraron a Meave y entraron a varias plazas, que te vamos a pasar los datos. Y ya, pegaron, nadie dijo chitón, y los pocos que tenían sus papeles para demostrar su legalidad, porque se llevaron todo lo de celulares, los accesorios que eran legales, ropa legal, todo la mandaron a una bodega.

¿Qué se tendría que hacer?. Usted, como líder de los comerciantes que están padeciendo esto, ¿cree que son operativos en contra?

Ilegales totalmente. Yo propongo que la obligación del gobierno es agarrar a todas las bandas delictivas que andan robando. Primero me pondría a trabajar en eso, para eliminar a todas esas, pero, oye, los dejan salir. Te dicen: te doy una golpiza y sales libre; traes un arma, tampoco te van hacer nada; si robo me lo vas a comprobar. ¿Dime qué clase de ley es esa? Estamos pasando por los peores momentos, como si los ciudadanos fuéramos los rateros.

¿A los informales también se les están considerando delincuentes?

Sí, así los están considerando, y no son delincuentes, por que dónde está la demanda de que yo te acuso a ti de que me robaste y por qué voy a ir a destrozar una plaza y por qué voy hacer cosas que no debo de hacer. Ahora, si alguien está sufriendo todas estas consecuencias son los comerciantes, porque ahora ya llega cualquier tipo que es de la Unión o la Familia Michoacana. La Familia que dice: “Soy quién sabe quién, que si no me das a mí a la semana 3 mil pesos te mato”. Ya el comerciante mejor dice: Le dejo su lugarcito, ahí nos vemos.

Híjole, tocó un tema escabroso.

Dime, ¿y la policía dónde está?. Cuidando a los empresarios en sus locales, porque si tu caminas vas a ver mucho policía de seguridad que le están sirviendo a muchos empresarios, que les están cuidando sus plazas.

¿A dónde está la seguridad de nosotros? Nosotros no tenemos seguridad, porque cuando hay una orden de que hay que golpear, vienen y nos pegan, nos golpean y nos humillan. Nos pisotean y nos meten a la cárcel y nos roban. Eso es a lo que se dedican.

No hay alguien que llegue y que diga a ver qué pasa. Si tú llegas y le preguntas a Mancera, ¿qué dice él?, que no hay delincuencia; pues a él le dirán eso. A lo mejor le dice: “Jefe no hay nada”. Las ratas le dicen: “Jefe no hay nada jefecito, ¿cómo cree usted?”. ¿Por qué?, porque por acá están sacando la lana. ¿Cuántas muertes ha habido en Tepito? dime a mí que yo estoy aquí, que vivo a unos pasos.

Jovencitos que se matan. La mafia. Para eso está la autoridad, para controlar a la mafia y que no haya tanto muerto como hay, y que no digan que no hay mafias, porque sí las hay y lo saben los ciudadanos que sufren todas estas represiones de esta clase de gente.

La gente ya está hasta la madre, yo lo oigo, lo veo y lo escucho. Por eso me da coraje que quieran creerse muy decentes, muy mandonesl, porque ahorita tienen el poder, pero el poder se acaba y se van. Y yo seguiré aquí en mi Centro Histórico, en mi colonia que tanto amo y que tanto quiero, y mis hijos seguirán igual.

¿A usted le ha tocado ver cómo ha ido empeorando la situación?

Sí, está peor cada día. Hay focos donde están y nadie hace nada, y lo sabe muy bien la autoridad y están en contubernio y no hacen nada por los ciudadanos. Y si te apuesto que a mí me pidieran los ciudadanos: “Doña Alejandra vamos hacer una marcha grandota”, no de guerrillas, ni de protestas malas, protestas en contra de la seguridad, lo haría encantada, me iría con todos ellos; pero que seamos muchos, a tantos que les han matado a sus hijos, que no han tenido esa solución de poder hacer justicia, a tantos que les roban sus casas, que en una esquina ya saltaron a uno, ya mataron a otro. Bueno se está viviendo algo que es muy terrible. Y eso ¿ sabes quién lo habla?, la Biblia y es cierto.

No tenemos un gobierno confiable, ni tenemos un gobierno luchón hacia los ciudadanos, nos están pasando muchas tragedias y muchas c osas, me da mucha tristeza que ya a mis años no pueda luchar como una joven, porque ya no tengo esa energía.

¿Pero sus hijos sí?

Pues sí, pero tampoco. Mira te voy a decir algo, yo no los quiero exponer. Nosotros también podemos ser cabrones y malos, pero yo tengo a mi familia y la amo y la tengo que cuidar. Aquí el deber de quien debe de proceder, de quien debe de actuar, que para eso lo pusimos en ese lugar, es el gobierno. Esa es la verdad amiga, no nosotros, nosotros no tenemos esa obligación, la obligación es de ellos. Y las leyes deben de cambiar en contra de todos aquellos que le hacen daño a los ciudadanos, robándoles, matándolos, tantas cosas tan feas que están sucediendo ahora.

¿Que cumpla el Gobierno de la Ciudad de México?

Sí, y no cumple. Nada más salen y ladran y ladran, pero no cumplen, esa es la verdad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS

NOTICIAS DEL DÍA