“Es un cambio cultural que tomará tiempo”

09/07/2017
01:01
Sandra Hernández
-A +A

[email protected]

La separación de basura es un proceso cultural que llevará mucho tiempo, por lo que las autoridades capitalinas deberán ser pacientes con la ciudadanía, afirmó el titular de la Agencia de Gestión Urbana (AGU), Jaime Slomianski Aguilar.

Ayer entró en vigor la nueva norma de separación de residuos sólidos en la Ciudad de México. Al respecto, el funcionario capitalino aseguró que la generación, separación y recolección de basura es un asunto de hábitos que requiere muchos años para ser tomado como una forma “normal” de reciclar los residuos.

Slomianski Aguilar dijo que no se tiene medido el tiempo en que la ciudadanía puede tardar en acostumbrarse a la nueva medida.

“Estamos conscientes en el gobierno que, al ser un cambio de hábitos, se convierte en un cambio de cultura, y los cambios culturales requieren un proceso de aprendizaje y adopción de buenos hábitos”, externó.

Dijo que en pocos días no aumentará la separación de la basura en la Ciudad. No obstante, el gobierno deberá continuar con su proceso de concientización permanente.

“Todo el tiempo hay que estar sensibilizando, invitando a la ciudadanía a hacer esta nueva forma de separar la basura, y no por temor a una sanción o un aspecto de obligatoriedad”, dijo.

Trabajo conjunto. Recordó que en la primera fase de la implementación de la nueva norma no habrá sanciones para quien no haga correctamente la separación de residuos sólidos.

Señaló que las autoridades confiarán en que los habitantes harán su parte. Sin embargo, dijo, el gobierno debe lograr que los ciudadanos entiendan que el tema de la basura es un asunto que involucra a todos.

“Entonces tenemos que ir de la mano, este mensaje es el que tenemos que estar transmitiendo todo el tiempo: mañana, la próxima semana, el próximo mes, los próximos años, los próximos gobiernos porque es un cambio cultural de muchos años”.

Slomianski Aguilar recordó la importancia de la separación de los residuos sólidos, pues la basura que es orgánica emite gas metano que contamina el medio ambiente.

Dijo que la nueva norma apoyará a la implementación de las plantas termovalorizadora y de biodigestión, con lo que se dará “un cambio drástico” en el tema del manejo de los residuos sólidos en la capital.

“Esto es voluntario, y consideramos que poco a poco vamos a ir mejorando esta situación”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS