Liberan a dirigente otomí acusado de extorsión

El dirigente indígena fue acusado de formar parte del Cártel de Jalisco Nueva Generación
(Foto: Rebeca Jiménez/El Universal)
02/07/2017
12:43
Rebeca Jiménez Jacinto
Tlalnepantla, Estado de México
-A +A

El dirigente indígena Juan Villegas Mejía salió del penal de Barrientos luego de que un juez determinó no vincularlo a proceso por el delito de extorsión y de presuntamente formar parte de un cartel delictivo, luego de que autoridades municipales de Huixquilican pidieron su detención, informó Antonio Lara Duque director del Comité de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, quien encabezó la defensa del  dirigente social.

El dirigente otomí fue detenido el domingo 25 de junio, cuando salía de una asamblea en el templo de San Francisco  Ayotuxco,  luego de que el ayuntamiento de Huixquilucan, encabezado por el alcalde Enrique Vargas del Villar,  interpuso denuncia penal  en su contra, por una presunta extorsión, uso de armas e incluso de formar parte del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

De acuerdo a declaraciones realizadas ante el Ministerio Público de la Fiscalía general de Justicia del Estado de México, por Daniel Díaz González  del departamento jurídico de la secretaría del ayuntamiento de Huixquilucan  y  Yael Cruz Martínez,  militante del PAN que declaró como testigo,  señalaron que Juan Villegas Mejía exigía presuntamente un millón de pesos, acompañado de sujetos que afirmaron pertenecer al Cartel de Jalisco Nueva Generación, por lo que tuvieron que entregarle 5 mil pesos.

Como prueba de la extorsión, empleados del ayuntamiento de Huixquilucan entregaron al MP copias fotostáticas de 10 billetes de 500 pesos; prueba que el juez y maestro en ciencias penales, Víctor Hugo Dávila Ortiz desechó como prueba porque unas fotocopias no eran pruebas de que Juan Villegas hubiera recibido ese numerario, apuntó Antonio Lara Duque.

El Juez Dávila Ortiz determinó el auto de no vinculación a proceso de Juan Villegas Mejía y pidió al director del penal de Barrientos dejara en libertad inmediata del líder indígena quien estuvo siete días preso. Entre las  consideraciones el juzgador  destacó que era evidente que había conflictos entre el ayuntamiento y los indígenas lo que representaba una  “animadversión” hacia el detenido, apuntó Antonio Lara Duque.

Decenas de pobladores de Huixquilucan, especialmente de Ayotuxco e incluso Jorge Zapata, nieto de Emiliano Zapata, acudieron al penal de Barrientos a recibir al dirigente indígena al que recibieron gritando consignas como “¡Si se pudo, si se pudo!”.

Antonio Lara Duque, director del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero e Itzel Palestina, abogados defensores, señalaron que el caso de Juan Villegas crea un precedente de no repetición. De permitir una detención y acusación como esta “todos los defensores  o dirigentes sociales  incomodos podrían estar en prisión”.

Juan Villegas Mejía, dirigente de la comunidad indígena de Huixquilucan, ha mantenido un rechazo al deterioro ecológico que la construcción de la nueva autopista Naucalpan- Toluca generó en Santa Cruz Ayotuxco, donde la obre “partió el bosque, afectó manantiales y alteró centros ceremoniales otomís”, indicó Rufino Navarrete.

jlcg 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS