"Disminuir aparcamiento beneficia al transporte"

Reduce costo de viviendas: experto que impulsó la norma de restricción
16/07/2017
01:06
Gerardo Suárez
-A +A

[email protected]

La nueva Norma Técnica para la Reducción de Estacionamientos de Automóviles será un incentivo para construir más viviendas cercanas a la red de transporte público y, así, no tener que usar los vehículos particulares, afirmó Andrés Sañudo, coordinador en políticas de estacionamiento en el Instituto de Políticas para el Desarrollo y Transporte (ITDP, por sus siglas en inglés).

La norma, promulgada la semana pasada por el gobierno capitalino, ya no obliga a las nuevas edificaciones a contar con cajones de estacionamiento; establece límites máximos y un impuesto para los constructores que quieran incluir estos espacios.

“Imaginemos que alguien quiere construir vivienda de nivel popular o medio con valor de 1.6 millones de pesos en la colonia Doctores. Es una zona en la que se puede prescindir del coche por la oferta de transporte público, pero antes no era posible vender a ese costo por el requisito de incluir los costos de hacer estacionamientos, ahora no es necesario y los proyectos pueden llegar a ese precio”, explicó en entrevista.

El coordinador del estudio Menos cajones, más ciudad, que dio pie a la norma, afirmó que la medida traerá beneficios a los habitantes en el mediano y largo plazo, sobre todo porque los lineamientos generarán recursos económicos que se depositarán en un fondo para mejorar y ampliar la red de transporte público.

Explicó que se establecerá una carga o impuesto en la zona central de la ciudad de México; si el constructor decide construir más de la mitad de espacios establecidos como tope por las autoridades deberá pagar por cada cajón adicional.

En los próximos meses, gobierno, iniciativa privada y organizaciones civiles definirán los criterios y montos, para que se apliquen a partir de 2018; en la actualidad, los desarrolladores podrán optar por apegarse a la norma anterior o a la actual en materia de estacionamiento.

Por ahora, cada cajón de estacionamiento cuesta a un desarrollador 180 mil a 200 mil pesos, aunque Andrés Sañudo señaló que la aportación por cajones extra debe ser superior al valor de mercado e incluso debería incrementarse gradualmente.

Resaltó que para toda la vivienda plurifamiliar los proyectos tendrán un máximo de tres cajones, pero en este caso, los desarrolladores que lo deseen, podrán pagar por más.

Recordó que en la capital se han hecho 6.5 millones de cajones de estacionamiento y eso significa que en la ciudad se hacen más espacios para coches que viviendas y oficinas. Esta situación se da a pesar de que cada año unas 70 mil personas abandonan la ciudad.

Señaló que, tras la publicación de la norma técnica, ahora sigue armonizar los programas delegacionales y parciales de desarrollo urbano, y quitar la obligación de los comercios a contar con valet parking cuando carecen de cajones para autos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS