Empleado de Monreal acusa siembra de arma

Niega posesión de fajos de billetes; sólo traía 10 mil 583 pesos de mi sueldo, dice
Desde el salón de Cabildos del edificio delegacional de Cuauhtémoc, Alejandro Bernal, jefe de logística de la demarcación, aclaró que está libre porque no se le comprobó ningún delito, aunque reconoció que pagó una fianza (SAÚL LÓPEZ. CUARTOSCURO)
06/06/2017
01:54
Diana Villavicencio
-A +A

[email protected]

Con la afirmación de “esa arma no es mía”, Alejandro Bernal, jefe del Área Logística de la delegación Cuauhtémoc, no chofer de Ricardo Monreal, aseguró que los fajos de billetes y la pistola le fueron sembrados.

Desde el salón de Cabildos de la demarcación, aclaró que actualmente está libre porque no se le comprobó ningún delito, aunque reconoció que pagó una fianza.

“Falso que traía pacas de dinero, en mi cartera sólo traía 10 mil 583 pesos, entre billetes de 500, 100, 50 pesos y monedas que son parte de mi sueldo”, expresó el trabajador, quien señaló que desde hace más de 20 años labora con el político zacatecano.

Después de narrar la forma en que fue perseguido y detenido por alrededor de tres moto patrullas, mencionó que los policías le arrebataron el celular y realizaron una inspección del vehículo.

Fue justo en este momento, detalló, “cuando me acusaron de participar en un asesinato”.

Comentó que un elemento canino empezó a buscar en el vehículo y, “cuando llegaron al asiento de adelante, dijo: Deténganlo, deténganlo porque trae un arma. Pero yo les digo que no es mía”.

Comentó que el domingo era su día libre y se había quedado de ver con su familia en la Plaza de Ecatepec.

Alejandro Bernal aclaró que su estancia en ese lugar se debió también a que quería estar cerca de su jefe, por si algo se necesitaba.

“Es una cuestión política, por la cercanía que tengo con el delegado”, así asumió el jefe del Área Logística de la delegación su detención y sostuvo que valorará interponer una denuncia, porque sus derechos humanos fueron violentados.

Además, precisó que solicitará los videos de las cámaras de seguridad al momento de su detención, ya que no hay elementos que acrediten que cometió un ilícito.

“Desde que dejé la autopista México-Pachuca me llegaron tres patrullas y, cuando espejeo para pasar de un carril a otro y me meto entre los camiones, sigo mi marcha y continúan detrás de mí, ahí asumo que ya iba yo señalado”, reseñó el trabajador de la Cuauhtémoc.

Al respecto, la Fiscalía del Estado de México informó que quedó en libertad porque no ratificaron la denuncia en su contra y el arma no era de uso exclusivo del ejército.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS