Avanza lento el cambio de rostro a la Zona Rosa

Las calles de Hamburgo y Havre continúan cerradas a la circulación
En 15 calles se realiza sustitución de drenaje, banquetas y guarniciones; se prevé que algunas abran esta semana al tránsito vehicular (ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL)
05/06/2017
01:04
Diana Villavicencio
-A +A

[email protected]

A cinco meses de que arrancaran las obras de rehabilitación en la Zona Rosa, la calle de Hamburgo y Havre siguen cerradas a la circulación y con maquinaria parada.

Por lo menos ayer, a diferencia de otros días, los marros, cuñas, picos, cinceles y maquinaria no se escucharon, pese a que las autoridades delegaciones habían dicho que se reforzarían los trabajos para acabar en tiempo y forma, además de que se trabajarían las 24 horas del día de ser necesario.

En un recorrido por algunas de las 15 calles que son rehabilitadas, se percibió que ningún trabajador estaba laborando y que las obras aún no están concluidas en su totalidad.

Una parte de Havre comprende una repavimentación avanzada con concreto hidráulico.

En las calles de Hamburgo, Praga, Estrasburgo, Oxford, Nápoles, Liverpool, Londres, Varsovia y Havre, así como Génova, Estocolmo, Copenhague, Biarritz, Berna y Amberes también habrá sustitución de drenaje, banquetas y guarniciones.

El paso peatonal también se ve afectado, aunque no fue impedimento para que ciclistas, en su mayoría extranjeros, circularan por un reducido espacio sobre Havre. Al parecer, a ellos no les incomodan estas obras.

Mientras tanto, el polvo, casetas de teléfono en el suelo y cables pendiendo de un hilo son parte de la imagen que muestra uno de los lugares más representativos de la Zona Rosa y a donde llegan cientos de turistas nacionales y extranjeros.

Hace cuatro días, el jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila, dijo que las obras de rehabilitación habían presentado un retraso de casi siete días por la contingencia ambiental; no obstante, advirtió que la constructora que incumpla con los tiempos establecidos será penalizada.

Se comprometió a realizar recorridos junto a los empresarios de la zona cada 10 días, para supervisar los avances.

“No creía que fuera tan compleja esta obra, pero de verdad se los digo, siete días sin trabajar no fue por causas nuestras sino ajenas”, argumentó el morenista.

Se prevé que en esta semana algunas calles estén listas para abrirse a la circulación vehicular.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS