Quieren cárcel para quien atropelle policías

Lesiones ocurren al querer evadir alcoholímetro, lamenta PRD; agresores pocas veces se enfrentan a la justicia, acusan
Recientemente, una agente fue arrollada por un sujeto que pretendía evadir el punto de revisión del alcoholímetro. La policía tiene muerte cerebral (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
15/05/2017
00:54
Diana Villavicencio
-A +A

[email protected]

Debido a que, de 2008 a la fecha, tres policías han muerto al ser arrollados por conductores que intentan evadir puntos de revisión del alcoholímetro, el PRD en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México urgió a la aprobación de reformas al Código Penal y a la Ley de Cultura Cívica para imponer cárcel inconmutable a quien, en estado de ebriedad, ocasione accidentes fatales.

El presidente de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Ciudad de México en el órgano legislativo local, Iván Texta, lamentó el caso ocurrido hace unos días en la delegación Venustiano Carranza, donde un conductor al tratar de escapar de la prueba de alcoholemia embistió a dos mujeres policías, una de ellas, actualmente, con muerte cerebral.

“Es imprescindible que se aplique castigo ejemplar a los responsables. En muchos de los casos, los agresores sólo son presentados ante el Ministerio Público y no hay castigo. Condenable que personas bajo el influjo del alcohol pretendan evadir el alcoholímetro a costa de atropellar a policías”, expresó el perredista.

En por lo menos seis años, mil 180 elementos de seguridad han sido atropellados por diferentes circunstancias, de los cuales, mil 169 pertenecen a la Policía Preventiva y 11 a la Policía Bancaria Industrial. Sólo 14 personas fueron detenidas por estos hechos, pero sin un castigo posterior.

Texta dijo que es prioritaria la concientización de la ciudadanía ya que por tratar de escapar del Torito hay quienes reaccionan de manera violenta, cuando el objetivo del Programa Conduce sin Alcohol es evitar tragedias causadas por el alcohol.

Reiteró el llamado a reformar el artículo 242 del Código Penal de la Ciudad de México para establecer al menos un año de prisión inconmutable para quien bajo los influjos del alcohol o de otra sustancia tóxica ocasione daños a cualquier ser humano sin importar su condición. Además, propuso modificar el Artículo 25 de la Ley de Cultura Cívica para adicionar prohibiciones y sanciones a quienes conduzcan superando los límites de alcohol permitidos en la capital del país, así como reformas al Código de Procedimientos Penales capitalino para evitar que los culpables alcancen su libertad bajo fianza.

En la Ciudad de México, 54% de los adolescentes (14 años o menores) han consumido alcohol al menos una vez, cifra que asciende a 92% cuando se alcanza la mayoría de edad.

Hace unos días, la presidenta de la Comisión Especial de Reclusorios en la Asamblea Legislativa, Rebeca Peralta, solicitó a la Secretaría de Seguridad Pública capitalina investigar a través de la policía cibernética las aplicaciones y páginas de las redes sociales que alertan a los conductores sobre la ubicación del alcoholímetro.

La también legisladora del PRD aseguró que el alcoholímetro ha logrado la aceptación de 92% de los habitantes de la capital del país.

Datos del Inegi refieren que entre el 2003 y 2012 ocurrieron 370 mil percances automovilísticos que tuvieron el consumo de alcohol como factor determinante.

Actualmente las lesiones causadas por accidentes vehiculares son la octava causa de muerte, arriba de los padecimientos infecciosos y debajo de las enfermedades crónicas degenerativas con sus complicaciones.

Mantente al día con el boletín de El Universal