CDMX inicia reparación de 18 esculturas de Santa Fe

Las obras fueron removidas por la construcción del tren México-Toluca; serán reubicadas en otro espacio
(Foto: Archivo/El Universal)
05/03/2017
00:30
Sandra Hernández
-A +A

[email protected]

Con un presupuesto de 42.8 millones de pesos, la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) inició la rehabilitación de 18 esculturas que conforman el Corredor Cultural Santa Fe.

Dicha acción es parte de las obras complementarias que lleva a cabo la dependencia como parte de la construcción del Tramo III del Tren Interurbano México-Toluca.

Las esculturas, anteriormente ubicadas en la avenida Vasco de Quiroga, de Javier Barros Sierra a la avenida de los Poetas, fueron tras-
ladadas a un sitio de resguardo que también funge como taller temporal de restauración.

Una vez que las esculturas sean remozadas y reubicadas, se considera implementar un proyecto de arquitectura de paisaje donde se integrará vegetación ornamental y sistemas de riego e iluminación.

“Con la construcción del Tren Interurbano garantizamos un transporte público de calidad, seguro y sustentable, además de que nuestros procedimientos constructivos son poco invasivos”, afirmó el titular de la Sobse, Édgar Tungüí.

Para el proceso de restauración, se realiza un estudio de capa pictórica para determinar si el metal presenta fisuras o problemas de soldadura, así como análisis metalográficos que conduzcan a seleccionar los métodos más adecuados para la rehabilitación de las piezas.

Se llevó a cabo la limpieza superficial de cada escultura, asimismo se realizaron pequeñas perforaciones para su drenado y verificación de los drenes originales.

Cada una de las esculturas lleva un proceso de restauración único que requiere la autorización de los autores para llevarlo a cabo, por ello los artistas Alberto Castro Leñero y Manuel Felguérez visitaron el taller de restauración; en los próximos días se recibirán más visitas de los autores de las piezas.

Remozamiento. En el caso de las esculturas Torre Fragmentaria y Columna Piranesi de Alberto Castro, está por iniciar la sustitución de los perfiles estructurales o geométricos sin modificar su esencia.

Castro Leñero visitó —a principios de febrero— el taller donde se encuentran las esculturas para revisar el estado de las dos piezas de su autoría y definir los métodos de intervención a realizarse en ellas.

En días pasados también se recibió la visita al taller de restauración de Manuel Felguérez, quien explicó la relación que existe entre dos de sus esculturas sin nombre, con el objetivo de respetar el diálogo original que el autor planteó entre ellas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS