Tienen sólo 4 horas para reperfilar vías

Apenas pasa el último tren, alrededor de 45 trabajadores bajan a las vías para arreglarlas
Como parte del mantenimiento que se le da a las vías también se ajustan los tornillos (VALENTE ROSAS. EL UNIVERSAL)
27/03/2017
01:12
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

Observando las mediciones y dando algunas instrucciones a los trabajadores que laboran en las vías del tren, el arquitecto Iván Corona Rincón, supervisor de mantenimiento en la Línea 12 del Metro, acelera el trabajo, sólo tiene cuatro horas para acabar la reperfilación de una parte de la vía.

Cerca de la medianoche el equipo de Iván comienza a arribar a los andenes de la estación Tláhuac, preparan sus herramientas para bajar a las vías, sólo esperan la llegada del último tren y que corten la energía para descender y comenzar las labores.

En esta ocasión sólo caminaron unos cuantos metros hacia la estación Tlaltengo, en punto de la 01:00 comenzaron a tomar las medidas para verificar el desgaste de las vías, mientras otros esperaban a que saliera la maquina reperfiladora, un aparato que tiene esmeriles en diversas posiciones para limar las vías y disminuir las ondas que se generan por el paso de los trenes.

Aunque se hacen todo tipo de trabajos en el interior del Metro como parte del mantenimiento, esta noche Iván y su equipo realizaron el reperfilado del riel, en el cual se le vuelve la geometría teórica del riel para evitar que éste se desgaste.

“Básicamente lo que hago es supervisar los trabajos que se hacen en la línea, principalmente el mantenimiento correctivo menor, que es el amoldado del riel, donde se le vuelve la geometría teórica del riel”, explicó.

Ante el sonido de los esmeriles y las chispas que brincaban, unas 45 personas trabajan en las vías, todas han recibido la capacitación por parte de la empresa para manipular los equipos, realizar las mediciones y evaluaciones.

La capacitación es constante y se da dependiendo del tipo de trabajo que realizan, pero especialmente en temas relacionados con equipos electrónicos digitales; revisión del perfil y el trazo de la línea; tornillería; fijaciones de la vía, y sobre aparatos de dilatación. Además tuvieron que conocer las nuevas medidas que se dieron a partir del mantenimiento.

“Cambiaron las piezas, se capacitó a todo el equipo, pero yo considero que el mantenimento es el mismo, así hemos trabajado durante cuatro años”, explicó.

Corona trabaja en el Metro desde hace 10 años y estuvo a cargo de la supervisión del mantenimiento desde que se inauguró la Línea Dorada, asegura que todos los trabajos de mantenimiento garantizan el buen servicio de la línea, además que el profesionalismo de su equipo ha hecho que no caiga otra vez.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS