Línea 12. Millonario gasto en mantenimiento

Personal del STC con capacitación y equipo especializado realizan diversas labores para conservar en óptimas condiciones la operación de trenes de la línea férrea
Los trabajadores descienden al subterráneo y pasan la máquina reperfiladora una y otra vez sobre las vías, para evitar que exista un desgaste ondulatorio (VALENTE ROSAS. EL UNIVERSAL)
27/03/2017
03:00
Eduardo Hernández
-A +A
Video

Linea 12. Millonario gasto en mantenimiento

Personal del STC con capacitación y equipo especializado realizan diversas labores para conservar en óptimas condiciones la operación de trenes de la línea férrea

 

En punto de las 01:00 horas, 20 minutos después del arribo del último tren que brinda el servicio en la Línea 12, los trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro bajan a las vías, con dos aparatos para medir su geometría, como parte del mantenimiento que se le brinda.

“Lo que hacemos es volver a las condiciones geométricas para evitar que exista un desgaste ondulatorio en las vías; cada cierto tiempo, en algunos tramos de la vía deben ser reperfilados los rieles para devolverles las condiciones adecuadas de la geometría, esto se hace por medio de una amoladora o reperfiladora”, explicó el ingeniero Fermín Ramírez, subgerente de Instalaciones Mecánicas y Vías del STC Metro.

Una máquina enorme sale de los talleres de la estación Tláhuac, con ella se reperfilan las vías; antes de comenzar el proceso se toman las medidas para identificar el desgaste; las labores se hacen a marchas forzadas, los trabajadores del STC Metro tienen el tiempo contado para concluir, pues en punto de las 4 de la mañana el servicio para los usuarios se reactiva.

“El tiempo es variable, como estamos muy cerca de los talleres, una vez que cortan corriente, el equipo no tarda mucho en llegar, pero si, por ejemplo, es a la mitad de la línea, el tiempo de recorrido es de varios minutos más. Una vez que se empiece a trabajar, se puede llevar una hora aproximadamente, pero tiene que ser con el tiempo suficiente para llegar a los talleres antes de que comience el servicio a los usuarios”, detalló Fermín Ramírez.

En marzo de 2014 el STC Metro suspendió el servicio en 12 estaciones de la Línea 12 —de Tláhuac a Culhuacán— por problemas de construcción y en un lapso de 20 meses se hicieron estudios, correcciones y el mantenimiento necesario para resguardar la seguridad de los usuarios. Se afectó a alrededor de 435 mil personas.

“Cuando ocurrió el problema la línea se detuvo una parte, la Sobse se abocó a hacer un análisis y se puso en marcha un programa de rehabilitación del tramo en Viaducto, duró más de un año (...) lo que hicieron fue sustituir la vía en todas las curvas con radio menor a 550 metros y una vez que terminaron esa rehabilitación en octubre y noviembre de 2015, se pudo reabrir todo este tramo, primero de Culhuacán a Periférico Oriente y un mes después de Tezonco a Tláhuac”, dijo el ingeniero Fermín Ramírez.

La construcción de la Línea 12 tuvo un costo de mil 278 millones 349 mil 184.74 pesos y el de la reparación fue de 623 millones 724 mil 558.30 pesos, donde se realizó la sustitución de agujas, esmerilado y desbarbado de la vía, engrasado y lubricación del riel, se ajustó el contrarriel para que no fuera activo, se hizo corrección de geometría de las soldaduras aluminotérmicas de rieles por esmerilado.

Dos empresas realizaron el análisis del mantenimiento de la vía férrea, dieron sus críticas y medidas correctivas y crearon un manual de mantenimiento del consorcio, entre otras acciones, para resolver la situación de la Línea Dorada. Detalló que una vez que la Secretaría de Obras les entregó la línea, el STC ha tenido la responsabilidad de garantizar el mantenimiento y que es esta línea a la cual se le pone especial atención, pues además de ser una línea férrea, tiene muchas curvas, 64 específicamente.

“Se trata de una línea férrea, diferente a las neumáticas, al ser férrea debemos tener especial cuidado para garantizar la seguridad en la operación de los trenes; muchas curvas es sinónimo de que hay que tener un cuidado especial en el mantenimiento de las vías y los trenes”, dijo.

El subgerente de Instalaciones Mecánicas y Vías del STC Metro consideró que ante los cambios que se realizaron en la Línea 12, tuvieron que dar capacitación a los empleados para darle mantenimiento a esta línea, y aseguró que hoy pueden garantizar la seguridad de los usuarios.

“Sí ha habido cambios en el mantenimiento, de hecho, cuando se rehabilita la parte del viaducto y se pone en marcha toda la línea completa, existen recomendaciones de las empresas que participaron en el diagnóstico y el análisis, proporcionaron manuales de mantenimiento especiales que se deben seguir en esta línea para poderla mantener operando con seguridad todo el tiempo”, dijo.

De acuerdo con información del STC Metro, de marzo a diciembre de 2016, para el servicio de mantenimiento preventivo y correctivo de las vías de la Línea 12 se pagaron 77 millones de pesos, presupuesto que incluyó el pago también una guardia permanente para la atención de averías y reportes de inspección, el reperfilado de rieles en curvas y la ejecución de trabajos especiales de sustitución de elementos de vía.

“La empresa francesa que está contratada para el mantenimiento es TSO y es supervisada por técnicos especializados del Metro sindicalizados y muy capacitados. El personal de nosotros, desde que la L12 se inauguró, estuvo participando en cursos de adiestramiento y capacitación que es permanente”, precisó.

Los trabajadores han recibido capacitación, dependiendo del tipo de labor que realizan, pero especialmente en temas relacionados sobre equipos electrónicos digitales, revisión del perfil y el trazo de la línea, tornillería, fijaciones de la vía y sobre aparatos de dilatación, entre otros.

“Con estas capacitaciones y los trabajos de mantenimiento, nosotros monitoreamos el desgaste de tal manera que podemos pronosticar la vida útil de los rieles; sabemos que no es igual en toda la línea, hay curvas que se desgastan más y otras menos, por lo tanto, la vida útil de los rieles es variable, podemos tener rieles que pueden durar hasta 15 años y otros con menor tiempo”, comentó el especialista.

Alrededor de 45 personas son las encargadas de trabajar en las vías de la Línea 12: mujeres y hombres realizan distintas actividades para mantener en óptimas condiciones las vías y evitar que ocurra algún accidente. El frío de menos de 11 grados centígrados no se siente en esos momentos, pues los trabajos se hacen de una forma tan rápida que no da tiempo para experimentar esa sensación.

La máquina reperfiladora pasa una y otra vez sobre la vía, sacando chispas, pues reperfila la vía para que mantenga la geometría exacta para que los trenes viajen sin problema; la duración de estos trabajos varía, dependiendo de la distancia donde se realicen las adecuaciones.

La máquina de 30 toneladas de peso cuyas dimensiones son de 13.90 metros de largo por 3.90 metros de ancho y 2.55 metros de altura la trajeron en barco desde Italia a Veracruz y de ahí, en un contenedor, hasta los talleres de la Línea Dorada.

Cerca de las 4 de la mañana concluyen las labores de los trbajadores de la vía y en cuestión de minutos desaparecen para que se reactive el servicio en el Metro, y les queda esperar 19 horas para regresar a sus tareas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS