Se encuentra usted aquí

Superan prejuicios y se dan el sí

William y Miguel llevan dos años de relación; señalan que casarse es un paso más para formar una familia
17/03/2017
00:55
Fanny Ruiz-Palacios
-A +A

[email protected]

Tras una relación de dos años y dos meses, Miguel Aranda y William Barrera decidieron casarse. A la ceremonia no asistieron sus familiares, sino funcionarios de la delegación Iztapalapa y del gobierno capitalino que organizaron una boda masiva.

Miguel tiene 26 años y William 20. Ninguno avisó a sus parientes que se casarían en la explanada delegacional, junto a otras parejas heterosexuales y de la comunidad LGBTTI.

“Nadie sabe que nos casamos. Al principio mi familia se negaba, decían que no era normal eso de irme a vivir con mi novio, ya sabían que era homosexual, pero estar viviendo con alguien era diferente; al principio se negaron a la idea, pero ahora lo quieren mucho, se preocupan por él, es parte de la familia”, comentó Miguel.

“Cuando les dije que me iba a vivir con Miguel no sabían que era homosexual, ese mismo día les dije, se pusieron tristes, ya después de unas semanas lo fueron conociendo y les cayó muy bien”, expresó William.

Ambos se conocieron en una “aplicación de ligue”. Intercambiaron números telefónicos y comenzaron a salir. Dos meses después decidieron vivir juntos y hoy son esposos.

“En Facebook vimos que había bodas, nos registramos, entregamos los papeles que pedían y hoy nos casamos. Ha sido muy divertido vivir juntos, tiene sus complicaciones, pero hemos aprendido bastante, somos independientes y hasta el momento no ha habido mayor problema”, mencionó Miguel.

Amor de colores. A Ian (Grecia Vigueras), de 19 años, y Dana Guizón, de 20, les bastaron nueve meses para casarse. Se conocieron a través de la red social Facebook y tras tener un par de citas acordaron vivir juntas.

Ian, quien se considera un chico transgénero, dejó Hidalgo y se mudó a la casa de Dana, en el Estado de México.

Además de abandonar la carrera de sicología, Ian dejó a su familia, quien desconoce que se unió en matrimonio: “Mi familia no está de acuerdo, mi mamá no sabe ni que me casé, y mi papá no me apoya en ese aspecto, pero estoy tranquila”.

La familia de Dana sí asistió a la boda oficializada por el Consejero Jurídico de la Ciudad de México, Manuel Granados Covarrubias.

“En uno o dos años quiero tener dos hijos y adoptar otros”, agregó la joven que se considera bisexual.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS