“Pena máxima para asesino de Karen”

La juez citó a audiencia el próximo 7 de febrero, cuando informará si vincula o no a proceso a Fernando (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
06/02/2017
01:01
Rebeca Jiménez Jacinto
-A +A

[email protected]

Tlalnepantla, Méx.— Pena máxima de 80 años de prisión deben dar a Fernando, presunto homicida de Karen Esquivel y Adriana Hernández, pidieron familiares de las víctimas, quienes este domingo asistieron a la audiencia oral donde la juez Eufrosina Escalona escuchó elementos de prueba y argumentos de la defensa para decidir si vincula a proceso penal al valet parking, señalado como el feminicida de la estudiante de 19 años y de la mujer de 52 años, vecina del gimnasio, cuyos cuerpos aparecieron enmaletados.

“Es un gran avance la captura de Fernando, falta todavía la vinculación a proceso, [luego de casi cinco meses de estar huyendo]”, afirmó Rebeca Espinosa de Los Monteros, madre de Karen Esquivel, quien este domingo acudió a la audiencia de juicio oral a los juzgados penales de Tlalnepantla.

Fernando optó por guardar silencio, pues tanto el jueves 2 de febrero como ayer apeló a su derecho de no declarar en torno a los hechos ocurridos el 22 de septiembre de 2016, día en que desapareció Karen, informó la madre de la víctima, quien espera que este 7 de febrero la juez vincule a proceso al detenido por el doble feminicido, en el que también murió Adriana, una mujer que vivía junto al gimnasio Curves, donde fue atacada la universitaria.

Durante la audiencia, la agente del Ministerio Público relató la mecánica en que presuntamente Fernando atacó y asfixió a Karen, cuyos peritajes revelaron que además fue víctima de ataque sexual. La representante de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México reveló que Adriana falleció por traumatismo craneoencefálico, producto de golpes que recibió en la cabeza el 22 de septiembre, en que el presunto homicida atacó a ambas mujeres alrededor de las 16:00 horas, cuando Karen llegaba al gimnasioCurves, donde laboraba como instructora,

Fernando conocía a ambas mujeres, a Karen porque trabajaban en el mismo sitio y a Adriana porque era vecina del gimnasio y eventualmente observó o pudo darse cuenta de que la joven había sido atacada por el feminicida, por lo que el agresor decidió también terminar con la vida de la mujer, quien tenía discapacidad mental de nacimiento, lo que representa una agravante.

El abogado de Fernando, argumentó que ni en el cuchillo de 20 centímetros de largo ni en las dos maletas donde encontraron a la mujeres y que fueron presentados como pruebas en este doble homicidio había huellas digitales del detenido, “por lo que los datos de prueba no son suficientes para un auto de vinculación a proceso”, y solicitó a la juez la libertad del valet parking.

No obstante hay por lo menos cinco testigos, que señaló el MP y los abogados de las víctimas, que afirman que Fernando subió las dos maletas a una camioneta Pick Up tipo Dakota, hasta su domicilio en San Mateo Nopala.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS

NOTICIAS DEL DÍA