Piden que Eje 1 Norte sea zona cultural nocturna

Vecinos buscan utilizar nuevas estructuras para exposiciones
28/02/2017
01:07
Phenélope Aldaz
-A +A

phenelope.[email protected]

Vecinos de los barrios de Tepito y La Lagunilla buscan que la zona comercial del Eje 1 Norte se convierta por las noches en un corredor cultural.

Horacio Robles, director general de Gobierno, indicó que como parte de las negociaciones para la rehabilitación de la vialidad los habitantes de la zona y comerciantes solicitaron que las nuevas estructuras puedan ser utilizadas como rejas para exposiciones.

“En la noche, como el acuerdo es que no va a haber nada colgado, entonces a la hora que ellos retiran su mercancía esto queda como un gran corredor con mucha iluminación.

“La gente del barrio de Tepito y de La Lagunilla ha insistido que en esos espacios se coloquen exposiciones culturales y se tengan actividades sociales en la zona para que se ocupe el espacio público y se lo apropie la comunidad”, afirmó.

 

Buscar crecer seguridad. En entrevista con EL UNIVERSAL, Horacio Robles enfatizó en que la rehabilitación del corredor comercial del Eje 1 Norte no sólo tiene como objetivo atraer a nuevos clientes, sino también generar mayores condiciones de seguridad y propiciar que los habitantes de la zona aprovechen el nuevo corredor.

Indicó que las estructuras que ahora utilizarán los comerciantes cuentan con luz tipo led, además de una especie de “domo” al centro que permite mayor paso de luz natural por las mañanas y mejor iluminación por las noches.

El funcionario destacó que en el proyecto se consideraron aspectos sustentables como un sistema de captación de agua de lluvia, a través de los tubos que sostienen las estructuras metálicas de los puestos. Además de que los techos fueron elaborados con materiales reciclados.

En su edición impresa de ayer, EL UNIVERSAL informó que el Gobierno capitalino tiene proyectado que el Eje 1 Norte se convierta en la vía de conexión hacia el nuevo aeropuerto y la actual terminal aérea.

La vialidad mantendrá sus cinco carriles pero bajo un nuevo diseño. Dos carriles operarán bajo el modelo Bus-Bici y tendrán un ancho de cuatro metros, lo que permitirá que el transporte público conviva con los ciclistas. Este carril se ubicará en los extremos de la vía, uno de ellos en contraflujo.

Un tercer carril, con un ancho de tres metros, fue considerado únicamente para el transporte de carga; los otros dos carriles serán de circulación habitual con 2.60 metros de ancho.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS