Absuelve PGJ a De Antuñano por el caso de los $600 mil

Pedro Pablo inició un ahuelga de hambre en rechazo a la guerra sucia contra él
Pedro Pablo de Antuñano dice que no pretende volver a su cargo en la Cuauhtémoc; pero si Ricardo Monreal lo invita: “Ya veremos si regreso” (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
27/02/2017
00:50
Diana Villavicencio y David Fuentes
-A +A

[email protected]

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina dio a conocer que la investigación contra el ex director Jurídico de la delegación Cuauhtémoc Pedro Pablo de Antuñano concluyó y al no encontrar algún delito que perseguir, quedó exonerado de toda culpa y se le devolvieron los 600 mil pesos en efectivo que le fueron decomisados.

Las investigaciones detallaron que el efectivo se obtuvo de manera legal, se entregaron varios documentos que avalaron su donación y se descartó cualquier malversación del dinero, se demostró también cual era el destino final del monto en cuestión.

El ex colaborador del delegado Ricardo Monreal fue detenido en septiembre de 2016 con 600 mil pesos en efectivo, cuya procedencia no pudo comprobar en ese momento; sin embargo, aseguró que eran donaciones y cobros que hizo para su empresa productora de cine.

Con la declaración de “no cayó Pedro Pablo de Antuñano”, el ex director Jurídico y de Gobierno de la delegación Cuauhtémoc presumió que no hay delito que perseguir y aclaró que tampoco ha recibido alguna notificación por parte de la Contraloría General sobre una supuesta inhabilitación para ocupar un cargo público.

“Sería un oso del contralor general [Eduardo Rovelo] que, después de que la procuraduría capitalina resuelve que los recursos eran de procedencia legal, viniera una sanción. Se vería muy obvio que hay una persecución y un clima de hostigamiento, que actúa por consigna partidista”, advirtió.

Después de cinco meses de ser investigado por no acreditar la procedencia de 600 mil pesos a bordo de un automóvil y en la que presuntamente se le vinculaba con lavado de dinero o moches, De Antuñano informó que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México dictaminó este viernes que no hay delito que perseguir.

Desde la Catedral Metropolitana, vestido de blanco y después de desayunar con su familia, el ex director Jurídico delegacional se declaró en huelga de hambre por tiempo indefinido en rechazo a la guerra sucia en su contra por algunos medios de comunicación que, a su consideración, mancharon su imagen y le violaron su derecho a la presunción de inocencia.

Informó que recorrerá las 16 delegaciones y las embajadas para limpiar su imagen, así como para impulsar una agenda progresista para contribuir a la transformación de la Ciudad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS